Ring sonó el despertador haciéndome caer de la cama y perder el poco sueño que había logrado conciliar y es que con la mudanza había tenido poco tiempo para descansar y ahora tenía que ir al colegio y eso era lo que menos quería.

Tiago, Tiago…Santiago levántate te vas hacer tarde - me llamo mi mama desde la puerta

Ya voy mama – le respondí tapándome con la almohada y así amortiguando mi voz

Arriba que se hace tarde y no queremos que llegues tarde a tu primer día de clases verdad, venga ya levántate no seas perezoso Santiago – me dijo mi mamá saliendo con dirección a la cocina

¿Dónde está, dónde está? – rebusque entre mis cosas buscando mi uniforme y es que como estábamos en plena mudanza no encontraba nada en mi nueva habitación, aunque bueno no es como si fuera a encontrar algo una vez que ya este todo "acomodado", al final lo encontré en el cuarto de mi mama bien planchadito y di gracias a Dios que por lo menos mi mamá tuviera conciencia de las cosas y nos salvara de apuros como este

Una vez terminado de bañar, cambiar y alistar mi mochila, baje las escaleras y me senté en la mesa a esperar mi desayuno… mmm vaya que olía muy rico eso era lo bueno de las mudanzas las dos primeras semana mi mama era la que se encargaba de la casa o sea de la comida, limpieza todo eso hasta que nos adaptáramos y encontráramos una empleada que nos lo haga todo, lo cual es bueno así mi mama no está moleste que moleste sobre ordenar mi cuarto; pero me gustaría probar más seguido sus comidas, que por cierto cocina muy rico, solo que con el trabajo ya no tiene tiempo para nada.

Mmm huele muy bien mama – le alabe mientras me ponía un plato de tortilla de huevo y salchichas, mi chocolatada y mi vaso de jugo de naranja a un lado – esto sí que es comer bien

Si, si ya lo sé cocino rico ahora apúrate y termina todo

Una vez terminado salí caminando hacia el paradero donde tomaría el bus que me llevaría a partir de hoy todos los días a mi nuevo colegio cuando me subí encontré un solo asiento vacío ocupado por una chica con el cabello bien negro y que le caía liso en forma de cascada, no podía ver bien su rostro pues estaba mirando por la ventana así que lentamente me acerque y le pregunte

¿Disculpa, no te molesta que tome asiento acá verdad?

No, para nada, adelante – me dijo volteando su rostro para mirarme y lo que vi fue el rostro de un ángel, tenía la piel morena, suave y reluciente, unos ojos color chocolate con unas pestañas larguísimas y bien doblada; y unos labios carnosos en forma de corazón, era hermosa

Gracias – le dije en cuanto recupere el habla, sentándome a su lado

¿Nuevo? – me pregunto

Si – le respondí un poco nervioso y es que tenía una mirada muy hipnotizánte y profunda

No acostumbramos tener nuevos al principio del bimestre y mucho menos un mes después de que ya haya iniciado – me dijo

Si bueno recién me mude y no pude llegar para cuando empezó el bimestre – le respondí más nervioso y es que si te hablaba así daba la impresión de que acababas de cometer el error más grande de tu vida tenía la sensación de que esta chica iba a ser un problema en mi vida y lo mejor era alejarla de mi lado pero después me regaló una sonrisa de comprensión y me borro cualquier idea sobre que ella era mala y es que una persona tan linda como ella no podía ser tan mala bueno si tal vez exagero si recién la conocía pero tenía la certeza de que si lo era claro cuando se le llegaba a conocer y eso es lo que yo iba a hacer.

Qué pena ojala te adaptes rápidamente, seguro que sí, después de todo serás el cotilleo nuevo de la escuela – me dijo

Si y es algo que me disgusta, eso es lo malo de los cambios siempre seré el nuevo – le dije con disgusto claro en mi voz

Jajá solo esperemos que Emilia, Carmen y Maja se comporten en cuanto te conozcan – me dijo regalándome una risilla suya y parandose por lo visto ya habiamos llegado a nuestro destido

Rápidamente baje detrás suyo y me puse a seguirla pues aun no sabía su nombre ni en qué grado estaba

Aun no me dijiste cómo te llamas – mencioné cuando logre alcanzarla

Cierto llámame Ali de Alice – me respondió – y tu ¿cómo te llamas?

Tiago de Santiago – le respondí

¿Y a qué grado vas?

A tercero y ¿tu?

También voy a tercero que bueno mira que coincidencia

Si no podía pasarnos mejor cosa – me dijo soltando una risa de felicidad

Para cuando llegamos a nuestro aula en la puerta se encontraban una chica muy mona que miraba de un lado a otro como buscando algo y en cuanto nos vio grito

¡ALI! Por fin llegas tengo algo que contarte – corrió hacia nosotros y paro en cuanto me vio – uhh ¿y quién es este? – dijo señalándome con el dedo

Venga Sofí se más educada que "este" tiene nombre y se encuentra presente – le requinto Alice – Tiago Sofía, Sofía Tiago

Hola ¿nuevo verdad? – me pregunto volteándose a verme y si era una chica muy mona aunque al lado de Alice perdía todo brillo que tuviera

Si – le respondí con superioridad y es que podía ser una chica muy bonita pero su personalidad no me gustaba y bueno valga la aclaración de que cuando Alice menciono que sería el cotilleo nuevo de la escuela lo decía por obviamente mi aspecto físico, si no quiero fanfarronear pero había que admitirlo yo era guapo, según algunos era el doble de Ricky Martin cuando este tenía mi edad.

Alice P.O.V.

Venga Sofí se más educada que "este" tiene nombre y se encuentra presente – requinte a Sofía y es que esta era una chica muy dulce pero llegaba a malograr nuestros planes cada vez que no pensaba en lo que decía – Sofía Tiago, Tiago Sofía

Hola ¿nuevo verdad? – le pregunto a Tiago que la miraba con una mueca en su rostro

Si – le respondió este con superioridad ¡Ja! como odiaba cuando los hombres hacían esto que se creían que eran mejor que nosotras no saben cuan equivocados estaban

Nos dirigimos a nuestros asientos de costumbre solo que esta vez puse a Tiago a mi lado en vez de Sofía quien se fue a sentar con Carmen quien usualmente se sentaba con Edgar

Dime, ¿qué paso? – incité a Sofía a que me cuente lo que había dicho que pasó

Llamaron, quieren a alguien nuevo, se les acabo lo último que les enviamos – me dijo con el rostro pálido del miedo

¿Qué?, ¡otra vez!; pero si no pasaron ni tres meses desde el último, además ellos tienen más reservas – le dije con crisis en mi voz

Si lo sé pero que se les puede hacer además de que te preocupas si a nosotras ya nos hacía falta también – me dijo recuperando el color de su rostro

Si, si, si tienes razón ¿cuánto tiempo nos dan? – le pregunte pues eso era lo más importante, el tiempo

Su rostro se puso pálido de nuevo y me dijo – un mes

¿QUÉ? UN MES – le grite – como esperan que lo hagamos en un mes

Dicen que es urgente y yo…yo…yo no pude decirles que no – me dijo en un susurro

Diablos se están pasando del límite, no somos sus esclavas, ni trabajamos para ellos, solo le hacemos unos cuantos recados, no pueden aprovecharse de nosotras, está en el contrato –le dije a Sofí golpeando la mesa con mi puño – maldición tenemos que buscar un plan y de inmediato…pero bueno venga ya veremos que hacemos, hay que seguir presentando a Tiago, ¿cierto Tiago?

Voltié a buscar a Tiago y… ¿Tiago?, no había Tiago, lo busque con la mirada y adivinen donde lo encontré, si exacto rodeado de tres chicas que no eran nada más ni nada menos que Emilia, Carmen y Maja.

Vaya por lo visto las chicas ya conocieron a nuestro nuevo amigo – le comente a Sofí con un tono burlón – eso es lo tengo, ya no necesitamos ningún plan Sofí ya encontramos a nuestra mascota

Uhhh me da cosas cuando hablas así, pero ¿segura? – me dijo al entender de lo que hablaba – me da la impresión que entre tú y él hay algo

Que va, entre él y yo no hay nada, puedo hacerlo Sofí – le respondí volteándome a mirarle – me sorprende que pienses eso, después de todo, ¿cuándo puse yo mi situación sentimental sobre mi trabajo?

Mmm nunca – me respondió

Exacto y no tengo por qué hacerlo ahora – le dije – pobre Edgar, pobre André, pobre Kike y pobre Diego no recuerdan nada de lo que les paso y él tampoco lo hará.

Uhh conozco esa mirada, ¿qué es lo que harás con este? – me cuestiono

Mmm primero veamos cómo se libra de Em, Maja y Carmen – le dije poniendo esa mirada que ella tanto temía

¿Y luego? – me incitó a seguir

Y luego… veamos cómo se libra de mi – le dije con una voz de ultratumba

Así me gusta que haya diversión en el trabajo, no me imagino mejor trabajo que este – me dijo poniendo esa sonrisa traviesa tan suya

Muy buen Tiago veremos si eres capaz de escapar, debiste alejarte de mí cuando lo pensaste, aunque sabes ni eso te hubiese librado de nosotras– dije dejando escapar una risilla malévola de mi boca y dirigiéndome con dirección a las tres chicas, mis asistentas, y al chico – lástima que estés en el lugar equivocado…y en el momento equivocado….lo siento Tiago pero mi vida esta en juego.


Bueno es mi primera historia y si se que hay faltas ortográficas enormes pero lo acabo de terminar y ya no me queda tiempo para corregirlo no se ustedes pero si recibo al menos algun rewievs lo seguire; pero si no, no lo hare ustedes deciden...¿?

Craz-ain