Hola, es la primera vez que publicó una historia original y pues está fue la primera que escribí y que tuve que corregir para subirla haciendolo en formato de novela... :/

Espero que les gusté como a mi me gustó a mi escribirla.

Saludos...


Drako Agente Secreto

Capítulo uno: Los nuevos compañeros

En un lugar ubicado en Vancouver, Canadá trabaja un agente muy reconocido por capturar villanos peligrosos y meterlos a la cárcel de alta seguridad de la ciudad, pero también era reconocido por su soledad, bueno, tenía muchos amigos, pero le gustaba trabajar mejor solo. Drako era un joven de estatura alta, fornido, cabeza grande y redonda. Su cabello era café como la corteza de un árbol, sus ojos eran negros como la noche, los labios eran rojos, similares a los tulipanes del jardín. Se vestía de negro, su mirada era muy fría, pero en el fondo tiene buen corazón a pesar que su cara diga otra cosa.

Un día normal en la oficina. Drako estaba organizando los expedientes de los delincuentes que había atrapado, pero a un lado de él estaban los que no, así que miró hacia un expediente que estaba en su escritorio con la mirada muy seria. Se acercó a ese documento, para tomarlo en su mano y empezar a hojearlo. Este pertenecía al ladrón más peligroso de todos, ese ladrón se llamaba Evil-Crane, que en español sería el cráneo maldito, llevaba intentando varias veces atraparlo, pero siempre lograba salirse con la suya.

—Por qué no te puedo atrapar―comentó mirando el expediente de Evil-Crane con la ceja fruncida. —Eres tan escurridizo como un gusano.

Al decir eso Drako dejo caer el expediente y comenzó a recordar varios momentos que paso con su peor enemigo, cuando su compañero de trabajo murió en las profundidades del mar por salvarlo para que no lo mataran de ahí Drako no volvió a verlo de nuevo y también dijo que no tendría compañeros desde ahí empezó a trabajar solo.

Él se sentía mal porque no podía atraparlo. Tomando el expediente se recargo en el escritorio con una mano para suspirar. En ese rato entra el jefe que era de talla alta, era muy fornido, su cabello era negro sus ojos color café y traía una gabardina color mostaza y traía unos papeles miró a de Drako con una sonrisa:

―Drako, te tengo una noticia—dijo entrando a la oficina. Él observó que su subordinado traía el expediente de Evil-Crane aun recargado en la mesa Drako levantó la mirada hacía él.―Te tengo una buena noticia y una mala.

―Hola, capitán Smith—saludó Drako dejando el expediente en su escritorio lleno de papeles. Se sentó en su asiento. —Dame la mala primero.

El capitán Smith tomó asiento en la silla que se encontraba en frente del escritorio. Miró de reojo la oficina estaba bien ordenada como siempre, se encontraba sobre un estante trofeos que él mismo le había dado. Volteó a ver a Drako:

―Qué el compañero que te íbamos asignar se jubiló—dijo el Capitán Smith con tristeza. Él sabía que Drako no quería compañeros, pero tenía que estar acompañado.

—¿Esa es la mala? para mi es la buena… tú sabes que no quiero…―replicó Drako.

—Lo sé, lo sé, tienes que llevar compañero aunque no te guste oíste―enfatizó en la palabra "no te guste" así interrumpiendo a Drako. El ya mencionado solo levantó una ceja iba a replicar de nuevo entonces añadió: — Oh quieres que te despida…

―Está bien, entonces asígname a mi compadre Newell—se encogió de hombros volvió a ver el expediente.

―No, puedo—dijo Smith con una media sonrisa. Drako levanto la mirada para clavársela a su capitán―él tiene otra misión Drako… pero encontré a dos compañeros que te pueden ayudar…

El capitán Smith salió por la puerta dejando a Drako muy pensativo dos compañeros, pero porqué dos se preguntaba él. Después de un rato entraron dos jóvenes con el capitán al ver Drako hizo una cara de asombro al ver a una mujer de estatura mediana, con buenas curvas con cabello negro con ojos color azules y traía una blusa verde como acompañante un pantalón azul ajustado a sus caderas. Y después entro un joven que se puso a un lado de la chica. El joven de estatura chica, un poco fornido, pero tenía el cabello café y ojos de color avellana aparte en el brazo tenía cicatriz en la mejilla derecha, él estaba vestido con una camisa azul y un pantalón roto se miraba muy sonriente.

El capitán de Drako al fin hablo después que los nuevos acompañantes de Drako se pusieran a su lado habló:

—Te presento al agente Joshep Roberts―dijo el capitán presentando al chico de la derecha y después a la mujer de la izquierda. —Y ella es la agente Allison Anderson ellos son tus nuevos compañeros.

― ¡Hola!—dijeron Roberts y Anderson al mismo tiempo.

―Roberts se caracteriza por su manejo con navajas de todo tipo—Explicó el capitán―Y Anderson por manejo de armas de cualquier calibre.

Drako quedo sorprendido, pero no por lo que explicó su capitán, si no por que había en su equipo una mujer se puso rojo como tomate y empezó a gritar:

— ¡Una chica!―mirando a su capitán rojo como un tomate dando un golpe en su escritorio— ¡No voy a estar cuidando a una mujer y….

― ¿Qué tiene de malo, que este en tu equipo?—preguntó Anderson con una ceja levantada.

―Bueno que más da―ignorando la pregunta de Anderson. Él se dirige hacía Roberts para estrecharle la mano. —mínimo hay un hombre…

―Eres un machista…—susurró Anderson ofendida.

El capitán observaba la escena con diversión, pero al mismo tiempo extrañado y se preguntaba del porque Drako tomo esta postura, entonces se dio la vuelta para salir por la puerta y desde ahí habló:

―Ni modo Drako, te tendrás que acostumbrar—su tono de voz era de regaño―Y no quiero fallas oyeron, los dejo para que platiquen.

—Pero… ¿Por qué me haces esto?―Drako se cruza de brazos.

―Los quiero en mi oficina después—salió de la oficina de Drako con tono serio.

Salió el capitán por la puerta cerrándola detrás de él. Drako miraba a su nuevo equipo, ella lo miró feo entonces Anderson se le enfrenta:

― ¡Eres un machista!—Exclamó ella roja como un tomate.

―Sí, lo eres—afirmó Roberts con una gran sonrisa.

― ¡Yo no trabajo con niñas!—dijo Drako con una media sonrisa. Se puso serio como maldiciendo por sus adentros al capitán ¡mierda porque me pasa esto! pensó.

―Yo sí es muy divertido—Roberts sonrió por su comentario Drako y Anderson se le quedaron viendo con ganas de golpearlo.

―Me niego a trabajar contigo—cruzándose de brazo de nuevo. Se encontraba mirando de reojo a Anderson.

―Pues no trabajes conmigo y ¡PUNTO!—Miró a Roberts quien los miraba discutir comiéndose unas palomitas. ―Vámonos con Smith.

Ellos empezaron a salir por la oficina. Eso hizo que Drako se enojará más con ella Cómo se atreve… su respiración aumentaba cada vez más.

— ¡Nadie me deja con la palabra en la boca!―Siguiéndolos por los pasillos de la agencia.

— Creo que sí te la dejaron—Con la boca llena le dijo a Drako. Terminó sus palomitas y la envoltura la tiró en el bote de la basura que estaban afuera de la oficina de Smith.

Anderson y Roberts entran en la oficina del Capitán Smith para recibir su nueva misión. Drako entra después de ellos y quería reclamar a Anderson porque lo dejo con la palabra en la boca, pero mejor se calló la boca ya que volteo hacía el fondo estaba el capitán Smith mirándolo con enojo. Miró después a Anderson con ojos asesinos.

¿Se llevaran bien algún día? ¿Por qué no trabaja con mujeres? ¿Qué misión les asignarán?

Continuará...