Sally Hunters: Los pecados del mundo Capítulo 21

Noche 21: las hermosas nubes del cielo de la pereza.

Los portales se habían cerrado por completo y los caminos del grupo A se había dividido por completo, aunque todos tenían la vista en dos objetivos: lograr derrotar a los pecados y llegar al centro del Nexo para poder enfrentarse a Lostdark y evitar la destrucción del mundo a toda costa. Emily fue casi la primera en caer de todo el equipo, sus gritos solo la hicieron calmarse por instantes, solo podía ver muchas nubes y peluches con los ojos cerrados, pero no podía ver ningún lugar donde pudiese aterrizar por completo, tenía de descifrarlo rápido o caería hasta lo más profundo de ese extraño lugar. Para su suerte, Emily pudo observar como un tenue brillo la hacía entrecerrar sus ojos, por lo que supo que allí había un punto en donde ella podía caer sin ningún problema, así que saco uno de sus martillos y lanzo la cabeza de este con todas sus fuerzas para que se enganchara al otro extremo del lugar, debía ser muy exacta con su tiro, ya que si es equivocaba por tan solo un centímetro podría perder la vida.

-Vamos… sujétate de algo…-Emily seguía atrayendo su martillo sin encontrar ningún lugar donde engancharse, pero justo en ese instante sintió como la cadena le daba un fuerte tirón, era claro que por fin había encontrado el lugar en donde podría quedarse a descansar y a pensar de forma calmada las cosas-¡sí! ¡Esto es divertido!

Después de algunos segundos, logro llegar al lugar donde se había enganchado su martillo, se había colado justo en una de las ventanas del castillo de Pereza, donde se podían ver muchos más peluches con los ojos cerrados y algunas burbujas de diferentes tamaños. A Emily le llamaron más la atención unos cuadros, donde se podían ver pinturas de animales dormilones, gente durmiendo, gente que no hacía nada o simplemente personas muriendo en sus sueños por causa de la pereza, era algo muy confuso para la joven cazadora, no eran gustos que su hermana hubiese tenido en vida ni mucho menos, eran cosas que debió formar mientras se había convertido en uno de los 7 pecados. Desde otra habitación, mirando los movimientos de Emily, se encontraba Pereza mirando encima de una nube que parecía un enorme malvavisco, aunque sus ojos se mostraban como muy cansados por solo hacer esta acción, aunque esto no quitaba que diese una sonrisa al ver que por fin podría ver sufrir a su hermana en su propio reino, era algo que la deleitaba, más considerando que podía usar lo que esta quisiera para cumplir este cometido. Emily seguía caminado mientras seguía observando todas las cosas que estaban a su alrededor, todo provocaba mucho sueño y mas viendo lo suaves que se veían las nubes, aunque los peluches con sus ojos cerrados le provocaban algo de intriga, sentía que aun estando así la observaban a cada paso que esta daba por el pasillo, fue peor cuando la cazadora escucho el llanto de una niña muy cerca de allí, era casi como si se estuviese escuchando a ella misma cuando era una niña y pedía la ayuda de su hermana mayor, no podía ignorar este llanto, debía ver de quien se trataba realmente y ver si la podía ayudar en algo. El sonido del llanto llevo a Emily a un paraje algo distinto al que se imagino en un principio, era una laguna con su agua calma que no realizaba ni un movimiento, como si no existiese ni una corriente de aire ni mucho menos, como si todo en ese lugar estuviese sellado por completo, fue ahí cuando Emily volvió a escuchar el llanto y vio que había niña que se encontraba a su lado tapándose el rostro, la cazadora observo detenidamente a la niña para ver si encontraba alguna similitud con esta o con su hermana, pero esta muy diferente, su cabello era más corto del que alguna vez tuvo Emily o Pereza en su infancia, peor aún pudo ver como la niña tenía puesto una especie de cinturón en su estomago con la forma de un conejo de peluche, lo que la hizo colocarse a la defensiva con sus martillos.

-¿Sabes? Por un momento creí que mi hermana jugaría con mi mente en algún minuto, que me haría ver cosas de una perspectiva diferente o algo parecido, aunque eso solo hubiese sucedido si ella siguiese siendo la misma y no se hubiese transformado en el pecado de la Pereza…-Emily pudo ver que el llanto de la niña se transformaba en una risa que hizo que un estruendo se escuchase por el castillo y fue cuando la cazadora se dio cuenta de que se trataba, los enorme peluches que había visto con sus ojos cerrados habían despertado de la peor manera, sus rostros estaban desfigurados y con enormes colmillos llenos de sangre, sus ojos eran cuencas vacías negras, pero Emily aun podía sentir como estos la miraban casi de manera penetrante, todos tenía unas enorme garras casi como si se tratasen de criaturas del mismísimo infierno-ahora entiendo porque no me agradaban esos peluches, ¡ahora se ven mucho más asquerosos!

-¿Asquerosos dices? No es muy cortés que hables de las posesiones de otra persona como si no se tratasen de nada… eso es de muy mala educación…-Emily se voltio y pudo ver el verdadero rostro de la niña, que tenía una enorme sonrisa que combinaba de manera macabra con las lágrimas de sangre que esta dejaba caer tanto en su rostro como en su hermoso vestido blanco que ya se estaba tiñendo de rojo con toda la sangre que esta dejaba escapar, aunque su cabello rubio la hacia recordar a esta cuando pintaba criaturas extrañas en sus cuadernos-creí que verías la belleza de mis grandes amigos… pero eres como los demás, solo te preocupas por el exterior más que por el interior… eres muy diferente a la señora Pereza, ella si sabe apreciar el valor del interior de las personas y de las cosas… ¡ella es mejor que tú en muchos sentidos!

Con el grito de la niña, Emily pudo ver como los enormes peluches comenzaban a moverse rápido para atacarla, los martillos la ayudaron para poder derribar a la gran mayoría de ellos, pero entre más peluches derribaba, más seguían apareciendo, como si no tuviesen final ni mucho menos, lo que entro a preocupara a la cazadora que seguía viendo como la niña se seguía riendo, viendo como sus amigos seguían apareciendo uno tras el otro.

-Vamos Emily, solo déjate vencer, la señora Pereza me dejo a cargo por una buena razón y no voy a desaprovechar la oportunidad de matarte…-Emily seguía golpeando con sus enormes martillos a las criaturas, pero era inútil, no paraban de llegar y ya el piso se estaba llenado de algodón, tripas y sangre, aunque esto no era lo más raro para la cazadora, lo más raro era que sus martillos se sentían más pesados de lo que esta recordaba, por lo que no podía golpear bien a los enormes peluches ni mucho menos acercarse a donde se encontraba la niña, era una situación muy difícil y no estaba Ib para ayudarlo a contrarrestar el poder que tenía en frente-te veo desesperada Emily, no te culpo, a mí también me paso lo mismo que a ti en un principio cuando llegue a este lugar, pero gracias a la señora Pereza es que yo me convertí en lo que ves, un ser poderoso capaz de detener a una de las miembros del grupo A, aunque la verdad es que no eres la gran cosa… ni siquiera puedes contra mí… la gran Pauline…

-¿Pauline? Ya sabía que tu rostro me sonaba, eres la niñata que es parte del grupo C, o por lo menos eso era lo que yo sabía…-Emily seguía moviendo sus martillos de un lado a otro con algo de dificultad, mientras los enormes peluches seguían atacándola con sus enormes garras, se notaba que las habilidades de Pauline eran muy avanzadas para solo ser una niña pequeña-había escuchado que trataste de entrar al grupo A, pero que no eras mucho de trabajar en equipo, al menos no con personas humanas…

-¿Equipo dices? Por favor, esos idiotas no entendían lo que era ser parte de un equipo, solo me utilizaban como la chica de los recados o como la chica que les hacia un espectáculo con mis muñecos o con cualquier cosa que no se pudiese mover… era unos idiotas sin remedio, así que tome la decisión de eliminarlos de una buena vez y continuar mi sendero sola con mis verdaderos amigos…-Pauline comenzó a reírse fuertemente mientras sus muñecos ya habían atrapado a Emily, haciéndola gritar de dolor por sentir como sus huesos se estaban destrozando, esto hizo que Pereza diese una leve sonrisa al ver que por fin su hermana seria destruida de una buena vez-solo la señora Pereza me entendió… solo ella me dio las fortalezas para convertirme en algo mucho mejor de lo que ya era… ¡un ser increíblemente poderoso que no le tiene miedo a nada! ¡ni siquiera a una puta que cree que solo por estar en el grupo A es superior a mí! ¡no eres nada más que basura!

La risa de Pauline se hacia cada vez más intensa y su rostro se iba deformando cada vez más, tomando una tonalidad mucho más sombría que hacía que los peluches tomaran la misma forma, era casi como si estos estuviesen conectados por completo con la pequeña cazadora, lo que dejo pensando unos momentos a Emily, quien ya estaba botando algo de sangre por la boca por la presión que estaban ejerciendo los peluches en su cuerpo. Fue en ese momento que Emily pudo recordar una práctica que había tenido con Ib en los grandes bosques de Rusia, donde, como siempre, Emily estaba distraída mirando el cielo azul.

-Emily… Emily… ¡Emily!-Ib le había dado un fuerte golpe en la cabeza a Emily para que reaccionara y prestara atención a lo que estaba ocurriendo en ese preciso instante, no era algo tan extraño que la cazadora se quedase dormida en las prácticas o algo por el estilo-si sigues así de holgazana no podrás desarrollar todas tus fortalezas… tienes mucho poder en tu interior, pero con suerte solo quieres usar un 5 por ciento de ese poder, ¿Por qué haces eso Emily?

-No lo sé, quizás me parece menos tedioso que estar mostrando todo mi poder, además, ¿para qué necesitaría usar todo mi poder? Te tengo a ti para que me puedas protege…-Ib dio un suspiro al oír estas palabras salir de la boca de Emily, sabía que no lo decía en serio en ese minuto, pero quería liberarse de la reprimenda de Ib, aunque no estaba logrando que eso pasase en verdad-no se porque quieres que use tanto poder Úrsula…

-Emily, llegara un momento en donde yo no podré estar a tu lado, no porque muera o por alguna estupidez como esa… sino que puede ser que nos separemos por algún plan malvado y tendremos que usar nuestras propias herramientas para salir victoriosas de nuestras batallas…-Emily recordaba muy bien la sonrisa de Ib, era algo que siempre la ponía muy contenta en todo tipo de situación, además que le encontraba mucha razón a esta con respecto a usar su máximo potencial, aunque aun estaba con la idea de no sobre exigirse ni mucho menos, fue cuando Ib dio un suspiro-se que te preguntas como liberar toda esa fuerza… la manera más directa es entrenando todo los días como lo hacemos nosotras… y la otra es…

-"La otra es… la otra es…"-Emily volvió a abrir los ojos y destruyo los brazos del enorme peluche haciendo que este diese un grito agónico que cambio la sonrisa en el rostro de Pauline, peor fue al ver que con ese golpe el peluche no se estaba reconstruyendo ni mucho menos, como si algo se los estuviese comiendo por dentro y fue cuando pudo ver que los martillos de Emily se habían convertido en dos enormes sables con un filo de color verde-"la otra es… ¡un momento de desesperación!"

-¿Cómo demonios cambiaste tus martillos? Tú eras la única que no tenía más poderes en el grupo A, ¡no es justo que no sea cierto!-Pauline arrojo a más de sus peluches para que atacaran a Emily, quien con un solo movimiento de sus sables corto a la mitad de las criaturas, de ahí cambio sus armas nuevamente y en esta ocasión se trataban de unas enormes metralletas que lograron dar exactamente en los lugares más vulnerables de los peluches, esto hizo que Pauline comenzara a apretar los dientes por la rabia que sentía en esos momentos por ver cómo era el poder real de Emily-esto no es posible… esto no puede estar pasando… ¡no es justo!

-Noticia de última hora niña llorona… jamás fue una batalla justa…-en un movimiento casi fugaz, Emily transformo sus dos armas en lanzas, haciendo que Pauline pusiese una enorme barrera de peluches en frente para no recibir ningún tipo de daño, aun con esto, la cazadora lanzo sus lanzas con todas sus fuerzas, haciendo que estas comenzaran a brillar con un tenue celeste que dejo impactada a Pereza, no quería creer que ese destello se tratase de algo importante, pero fue la primera vez en mucho tiempo en donde algo logro que esta se levantara de nube almohada-se acabó el juego…

-El juego aun no se acaba aun pue…-Pauline no pudo lograr terminar de decir su frase cuando vio que las lanzas de Emily le habían atravesado justo en el pecho y en el estómago, la sangre comenzó a salir de su boca, a la vez que sus peluches se iban desmoronando y desapareciendo del lugar como si solo se tratase de polvo, lo que hizo que algunas lágrimas de sangre comenzaran a caer del rostro de Pauline-¿Por qué…? ¿Por qué… no… pude derrotarte…?

-Porque justo recordé algo que me había enseñado alguien muy importante para mí, y eso hizo que despertara mi verdadera fuerza en nuestro combate…-Emily saco rápidamente sus lanzas del cuerpo de Pauline y las volvió a convertir en sus martillos enormes, lo que hizo que los ojos de la niña se llenaran de lágrimas-ahora, debo terminar lo que empecé… no puedo retroceder…

-No… no lo hagas… señora Pereza… sálveme…-Pauline trataba de gritar, pero la sangre le impedía el poder hacer esto y más cuando vio como los dos martillos se cerraban y no le dejaban ver más que solo oscuridad, los sesos de Pauline salieron disparados hacia atrás, junto con pedazos de su cráneo, se notaba que Emily quería terminar de una vez por todas con esta, ya que pudo ver la maldad que tenía esta desde el momento en que la vio por primera vez.

Pereza ya había observado suficiente, entre varios bostezos comenzó a bajar encima de su nube, como si estuviese dispuesta a darle cara a su hermana sin tener que usar a otras personas para cumplir ese cometido. Emily seguía caminando por el castillo buscando a su hermana, tuvo que enfrentarse a varias criaturas que se habían creado en el lugar, desde koalas con cuerpo de nubes, hasta enormes perezosos que la atacaban de una manera tan rápida que no parecían realmente los animales más lentos. El cansancio se estaba haciendo a cada paso que la cazadora se acercaba a su destino, no podía rendirse en ese minuto y menos considerando que, si se detenía, todo el mundo y lo que ella amaba sería destruido por completo, aunque llego un minuto en que ya todo su cuerpo le pesaba, hasta las gotas de sudor que caían de su rostro la hacían sentir mucho más pesada, era casi como si el ambiente hubiese cambiado por completo.

-Al parecer tus poderes no están completamente desarrollados hermanita, nunca pensé que sería tan fácil el poder detenerte sin necesidad de mover un solo dedo…-Emily miro encima de esta y pudo ver como Pereza la miraba desde su nube con uno de sus ojos cerrados, era un momento que las dos habían esperado hace mucho tiempo que pasara, aunque esto se notaba más en Emily que en Pereza, ya que esta solo mostraba un rostro de tranquilidad y cansancio-debo admitir que me sorprendió que mataras a Pauline… creí que solo la noquearías y me irías a buscar… pero creo que me equivoque por completo…has cambiado mucho en todo el tiempo que no estuvimos juntas…

-¿Qué mierda es esto…? Siento como si mi cuerpo… tuviese más peso…-Emily no podía hablar con normalidad, el peso que sentía en su espalda era demasiado intenso que le aplastaba sus costillas y le quitaba un poco el aire, lo que hacia que Pereza volviese a bostezar al ver todo lo que le ocurría a la cazadora-¿Qué me has hecho…?

-Al parecer no te has dado cuenta, pero desde que entraste al castillo que ese poder que te tiene en el piso se activó… antes dejábamos entrar a muchos visitantes para que lograsen derrotarnos y siempre les dábamos la posibilidad de elegir por cual territorio querían entrar… siempre elegían el mío pensando que se trataría de un lugar muy fácil de atravesar hasta llegar hacía mí… al final todos terminaron de la misma forma, aplastados y cayendo en la nada por toda la eternidad…-Pereza se acerco con su nube a donde estaba Emily y la agarro del rostro con fuerza, se notaba en la cara de la cazadora que sentía mucho dolor por la presión que sentía en todo su cuerpo, más aumento este dolor cuando Pereza la tomo del rostro y lo levanto para verla directamente a los ojos, era casi como si sintiese que su cuello se iba a quebrar por completo, lo que solo hacia bostezar de nuevo al pecado-debo reconocer que tú has resistido más que el resto de idiotas que han entrado aquí… solo Pauline había resistido el estar en el castillo y ahora ella ya no está… tenía planeado usar a otros cazadores para acabar contigo… pero, prefería aplastarlos para que nadie nos interrumpiese… voy a hacer que sufras y que mueras de una forma lenta y dolorosa hasta que me ruegues que te deje morir…

-Cállate… no dejare… que me derrotes… ¡tan fácilmente!-Emily levanto sus martillos rápidamente lanzando un golpe que rozo el cabello de Pereza, aunque esto no quito que el pecado pusiese un rostro de sorpresa al ver como la cazadora se había levantado como si nada del piso con toda la presión que sentía, hasta que la escucho suspirar-la verdad de todo es que soy muy parecida a ti… no me gusta mucho hacer las cosas y me duermo en la gran mayoría de entrenamientos… solo me gustaría mirar al cielo e ignorar que hay que salvar al planeta… pero… si hago eso, pondré tristes a muchas personas… y eso es lo que no me gustaría hacer…

-¿De qué mierda estas hablando? Tu y yo no somos…-los ojos de Pereza volvieron a abrirse inmensamente al ver a su hermana, era casi como si estuviese viendo una horrible pesadilla frente a esta, como si todo lo que ella había pensado que jamás ocurriría se estaba volviendo real en ese preciso momento-espera… tú…

-No dejare que mi pecado me controle por completo… voy a usarlo para poder derrotarte aquí y ahora hermana…-una enorme energía celeste comenzó a recorrer todo el cuerpo de Emily envolviéndola por completo, Pereza se alejó rápidamente para estar segura, no sabía que era lo que iba a pasar luego de ver tal cantidad de energía que rodeaba a su hermana en esos minutos, pero solo pasaron unos segundos para que esa energía se disipara y mostrara que había pasado con Emily, las ropas de esta habían cambiado por completo, llevaba una sudadera celeste que le cubría los hasta las manos, unos pantalones largos del mismo color, aunque tenían la diferencia que el lado derecho era más corto que el izquierdo, sus zapatillas habían desaparecido y usaba guantes de color celeste, no solo su ropa había cambiado, su pelo se había vuelto más largo que se formaron unas coletas largas hacia atrás, además de que su cabello era de color celeste al igual que sus ojos, todo junto al collar en donde llevaba la piedra celeste que le había entregado Alisha, era casi como si se hubiese convertido en una persona totalmente diferente, inclusive sus enormes martillos se había transformado en almohadas gigantes con un bastón suave-soy el pecado de la pereza del grupo A, Emily, modo pigritia.

-Me has dejado impresionada hermanita, hacia mucho tiempo que no abría los ojos mostrando sorpresa, eres la primera y la última que me provocara eso…-Pereza levanto uno de sus dedos e hizo aparecer dos figuras de nube parecidas a dos serpientes cobra, las cuales se notaba que tenían un peso muy similar a la presión que había sentido Emily en su momento-muere…

-Aburrido…-Emily se movió a una velocidad que ni Pereza la pudo seguir, apareció detrás de las dos criaturas de nube y las destruyo como si solo se tratasen de objetos ordinarios que se disiparían al momento de que alguien las tocara, era muy evidente que las habilidades de Emily habían evolucionado para ser parecidas a las de Pereza, fue cuando la cazadora dio un fuerte bostezo que irrito, en un cierto sentido, al pecado-creí que harías algo más impresionante… Pereza…

-Tienes confianza… se nota que ahora crees que puedes derrotarme… lastima que no sea así…-Emily no pudo reaccionar a unas amarras invisibles que la tomaron por sorpresa por la espalda y comenzaron a apretarla con fuerza y la hicieron soltar sus martillos, que cayeron suavemente en el piso, esto dejo algo extrañada a Pereza, ya que había visto como esos martillos habían destruido a las serpientes que esta creo con nubes como si no se tratasen de nada importante, pero prefirió ignorar esto y preocuparse de derrotar a su hermana-sigues sorprendiéndome… no me extraña tu poder considerando que somos hermanas… aunque aun te falta mucho por aprender…

-Por favor, guarda silencio… estoy tratando de descansar los ojos unos momentos…-en cuanto Emily cerro los ojos, las amarras se destruyeron por completo y los martillos cayeron directamente en las manos de la cazadora, esta hizo un movimiento rápido y los lanzo a Pereza, esto no la preocupo mucho considerando lo que había visto antes, pero en esta ocasión el impacto resulto en que esta comenzara a botar una enorme bocanada de aire combinada con sangre y terminara cayendo al piso con fuerza haciendo que Emily diese una leve sonrisa-al parecer ya te pude dar un golpe… ¿ya te hice despertar tu sueño perfecto… Pereza?