Usted, señor


Si pudiera decirla una cosa, de una vez de le digo que no sería una, que serían muchas.

Pero de piropos no vive la gente y de perder el tiempo mucho menos yo.

Prepare y escuche con mucha atención. No, no, no voltee la cara, no, no, no se levanté del sillón. Usted espere ahí que esto no toma más de 10 minutos.

No, ni lo piense, el teléfono no es para eso.

Debo confesarle que se me va el aliento y respiración, no se ría, por favor, he pasado más de 3 lunas nuevas pensando en que le diría.

No, no, por favor, seré bastante breve, que esto no es nocturno a Rosario y mucho menos usted Brad Pitt.

No, no, por favor, no se levante del asiento, si es que quiero halagarlo, pero no dejarlo por las nubes.

Señor mío, no se ría, por favor. Así es, ojala fuera usted señor mío. No, pare usted, si no le dicho ninguna ofensa, además que aún no empiezo.

¿Será que me dejará usted empezar?

Pues bien, yo sólo quiero decirle que me roba el corazón... Señor, ya conozco la puerta, pero no quiero salir.

Sabía de usted mucho antes que usted de mí, he de decirle que contra mi buen juicio me ha hechizado con sus ojos...

No señor, no me copié de un poema barato. ¿Puedo yo continuar?

Si me permite usted decirle, quiero que sepa que me apartado de Morfeo, que en mis sueños no puedo dormir, sé de algo que agobia y no me deja sentir, que siento y vivo cuando lo miro. Que sueño y quiero cuando a usted lo veo.

No señor, si no me compuesto un poema.

Que me ha engatusado con sus ojos negros, que puedo huir en la noche. Muchos son mis sueños, pero cambio todos por ser el suyo.

Que cambió mi calidez por invierno, que sus ojos yo no encuentro mar, veo misterio.

Déjeme decirle, que deseo cruzar miradas, que deseo compartir sueños, aunque sea compartir palabras.

Que la sombra fantasmal de cuando usted aparece es suficiente para acallar mis pensamientos. Que anhelo fervientemente que usted me mire. Que sea solo yo a quien usted mire. Que deseo años. Que deseo experiencia.

No me mire así usted señor, que fácil desfallezco. No me mire así, señor, que de nuevo me pierdo.


-AAGD

A mi siempre amor platónico (por ahora).