Capítulo 30

-Entonces...que harás?.- pregunto Ian apoyado en el auto.

Derek quiso ir al río para hablar tranquilos, le dijo a su novio que el resultado fue positivo, él era el papá de ese bebé, y ahora Ian estaba mirándolo atento esperando una respuesta, esa que cambiaría toda su vida.

-Hablaré con Samantha...le pagare los gastos de todo, no sé...como mierda haré ésto...-

-Haremos...yo te ayudare, te lo dije, en todo lo que necesites.- dijo Ian mirándolo serio.

Derek lo observo y su corazón se lleno de emociones.

-Te amo...mi dulce conejito...siempre tan...comprensivo y tierno.- dijo Derek acariciando el rostro de Ian.

Éste tomo con su mano la de Derek y mantuvo en su rostro, sonrió y recibió el beso que su novio le dio con mucha ternura.

-Quieres que te acompañe?.- pregunto Ian.

-No hermoso, no va a ser una linda conversación, Samantha es...así como es...hablare solo con ella.-

Ian asintió con la cabeza y subieron al auto, Derek decidió que iría con su auto así que fueron a la pensión, Ian estaba nervioso pero a su vez parecía que estaba contento, se quedó en su habitación mientras Derek salía hacia el departamento de Samantha, pensó mil cosas antes de tocar la puerta.

-No tienes teléfono?.- dijo ella ni bien lo vio.

-Fui a buscar el resultado.- Derek se quedo mirándola, Samantha se movió de la puerta dejándolo pasar.

-Y?.- pregunto ella.

-Soy el padre.- respondió Derek.

Samantha lo miro asombrada, Derek camino dentro de la habitación y luego la observó.

-Ni tu sabias quien era el padre verdad?.- pregunto con ironía.

-Tengo una vida.- respondió ella con la misma ironía.

-Si bueno, a lo que vine...me haré cargo de los gastos médicos.-

-Yo no pienso andar con pañales, no hay lugar en mi vida para un bebé, no sé qué piensas hacer pero yo no voy a criarlo.- dijo ella decidida.

-No te iba a pedir eso, no sea que te salga un corazón y quieras ser madre...- comento irónicamente.

Samantha río fuerte.

-Me contaron que tienes gustos variados, un muchacho me dijo que te acuestas con un hombre, bueno un muchacho algo limitado de mente.- dijo ella con una sonrisa llena de maldad.

-Quien dijo eso?.- pregunto Derek intentando no perder la falsa sonrisas que tenia.

-Un tal Todd...me dijo que tu nuevo culo ya fue de él antes.- dijo ella disfrutando la cara de Derek.

El sonido de sus dientes rechinando era lo único que se oía en la habitación, Derek sólo la miraba con odio, ella disfrutaba mucho de ésto.

-No sabía que eras marica.- comento con una sonrisa.

-Si chupársela a mi novio es de maricas entonces me recibí de uno...- respondió Derek.

A Samantha no le causó gracia el comentario, lo quedo mirando seria.

-Y?, que?, va a ser de mamá tu novia?, por eso quieres el bebé, como no puede tener uno, le darás el mío.- dijo ella con enojo.

-No...que te importa, es mi hijo y tu quisiste venderlo!, no me jodas Samantha!, ni siquiera te importa, solo quieres dinero, así que no me vengas con planteos!...- dijo enojado Derek. -te dije que rogaras que no sea mío, porque si era así, no lo verías más, así que ahora no quieras ponerte en el lugar de víctima, porque la única víctima es ese bebé.-

Samantha no dijo nada, solo lo miro enojada.

Derek intento controlarse y respiro profundo.

-Te enviare dinero para tus gastos y pagare los gastos médicos, cuando necesites algo llámame.- dijo Derek. -y ve diciéndoles a esos que querían comprar a mi hijo, que los enviare a la cárcel si molestan, y eso va para ti también, así que no tires de la soga Samantha.-

Derek salió del departamento enojado, furioso, tenía ganas de matarla por momentos y a Todd también por hablar idioteces.

Se dirigió a su auto y de allí a la clínica donde se atendería Samantha, obviamente no sería la misma que le pagaban los que querían al bebé, esa era muy costosa probablemente, y el dinero era un problema.

Pidió que le enviaran las copias de todos los exámenes a la pensión, no era habitual que hicieran eso, pero con algunas mentiras de por medio, Derek logro convencer a la secretaria, debía pagar una cantidad bastante alta de dinero, esperaba realmente poder sostener esto o tendría que empezar a vender sus órganos.

Luego de allí, busco un abogado, encontró uno que lo asesoro para saber hasta dónde tenía derecho sobre el bebe y que podía hacer con Samantha.

Para el final del día no tenía ni un dólar encima, ya se estaba arrepintiendo de la decisión que había tomado, pero cuando volvió a la pensión y vio a Ian sentado en su cama esperándolo, todo volvió a tener sentido.

-Como te fue?.- preguntó Ian mirándolo.

-Samantha es una perra...me quede seco como una hoja, pero al menos ya sé que debo hacer...puedes creer...no sé como mierda Samantha y el imbécil de Todd se conocen y el muy maldito le estuvo hablando de ti a ella?...porque mierda tiene que hablar con ella?...porque tiene que hablar de ti?...maldito perro!, te juro que lo pasaría por encima con el auto.- dijo enojado Derek mientras se sentaba en su cama. -No soporta que seas mi novio, mío!, y la venenosa de Samantha sabe cómo sacarme la mierda!..agh!.-

Derek se tiro sobre la cama tapándose el rostro con las manos, se sentía frustrado de rabia.

Ian acaricio su pierna y luego se recostó a su lado, acariciando su rostro hasta que quito las manos del rostro de su novio y beso sus labios con cariño, Derek lo abrazo recostándolo sobre él, y se aferro en silencio a lo único importante que tenia, a lo real y puro que existía en su vida.

...

Varios días después de su encuentro con su ex, Derek decido hablar con Chad, necesitaba más dinero.

-Que cara!, hace días que estas extraño, Ian también pero tu estas peor.- dijo Chad mientras conducía con Derek a su lado, iban a un desarmadero a buscar repuestos para un auto.

-No dormí bien los últimos días...veras...- dijo Derek mirándolo. -voy a tener un hijo.-

Chad freno de golpe casi chocando con otro auto, lo miro con el seño fruncido y se estaciono donde pudo para hablar con él.

-Ian lo sabe?.- pregunto Chad sin mirarlo.

-Si, él...hablamos mucho de ésto, él quiere que me haga cargo y eso hare.- respondió Derek.

-El quiere?, te pidió eso?...quien es la madre?.- preguntó Chad mirándolo con cierta curiosidad.

-Mi ex.- respondió Derek esperando la otra pregunta que no tardo en aparecer.

-Y de cuanto está?.-

-No sé, cuatro o cinco meses, la verdad ni idea tengo.- respondió sabiendo que Chad estaba haciendo cuentas mentales.

-No sabes?.- preguntó serio Chad.

-Tengo un ADN que dice que es mío...fue una idiotez...no engañe a Ian porque no estábamos juntos.- respondió Derek defendiéndose.

-Y como te harás cargo, mmmh?!, un hijo no es muñeco Derek.-

-Lo sé, pero no puedo dejarlo en manos de Samantha, ella lleva esa vida...y va a llevarlo por el mismo camino, además me dijo que no lo quiere, intento venderlo.- respondió Derek.

Chad se quedo mirándolo, no conocía a la mujer pero no deseaba conocerla después de oír eso.

-Entonces?.-

-No sé qué haré más adelante, pero necesitó dinero para pagar las cuentas del médico.-

-Quieres dinero.- dijo Chad mirando hacia la calle.

-Quiero levantar un par de autos para venderlos.- dijo Derek.

-Para eso no necesitas mi ayuda o si?.- preguntó Chad observándolo curioso.

-Trabajo para ti, contigo debo hablar para moverme aquí.- respondió Derek.

Chad lo miro atento, comprendiendo que Derek tenía códigos, así que decidió ayudarlo.

-Bien, te daré una mano. Tú e Ian siguen juntos?.- Pregunto Chad.

-Si, lo amo y él fue quien me convenció de ésto, francamente si él no hubiese insistido, no estaría metido en éste lío.- confeso Derek.

Chad no podía meterse ni opinar porque era asunto de ellos, pero tenía una idea de la magnitud del problema que enfrentaban.

-Iremos al otro lado de la ciudad, buscaremos autos allí, cuánto dinero necesitas?.- pregunto Chad.

-Bastante. Debo pagar los gastos médicos, esos son los más costosos, me dieron una lista y tengo que tener más de diez mil solo para consultas medicas, aparte van los estudios, vitaminas y esas cosas...tal vez debería darme un tiro.- dijo sin pensarlo Derek.

-Si es tu hijo, es tu responsabilidad, hubieras enfundado el arma para no tener estos problemas...mira...me caes bien...Ian te quiere...y si se mete en esto yo no los dejare solos, no solo por él, pero no quiero que él tenga que enfrentar tus problemas, tiene suficiente con su vida.- le dijo Chad mirándolo.

Derek sabía bien eso, pero todo se salió de control y no sabía cómo seguir.

Chad encendió el auto y siguieron camino, esa misma noche saldrían a robar autos, no hablaría con el resto de la banda hasta que Derek no lo hiciera.

Hicieron el recorrido por diferente desarmaderos y talleres, Chad se había empecinado en arreglar el auto y no comprar otro usado pero en mejor estado, así que estuvieron hasta tarde buscando repuestos.

Al llegar la noche, Chad lo llevo al otro lado de la ciudad, recorrieron las calles hasta encontrar un auto, no les fue difícil robarlo ya que era antiguo y podían encenderlo fácilmente, en cambio los autos nuevos eran más complicados.

Escondieron el auto en un taller viejo, era el lugar más seguro.

-Dejémoslo aquí, mañana vamos con los gitanos, ellos te lo compraran.- dijo Chad tapando junto a él, el vehículo con un cobertor.

-Gracias.- dijo Derek realmente agradecido.

-No me agradezcas, no me gustaría estar en tu lugar, eres joven, y esto...esta situación no la deseaste...vamos, tengo hambre...además ...mañana seguiré buscando ese maldito repuesto.-

-Por qué no vendes el auto?.- pregunto Derek mientras salían del viejo taller.

-Porque lo necesitamos, tengo un golpe en mente y necesito el cacharro para hacer vigilancia...Jian me dijo que desarmaron la banda que estaba molestando, pero no encuentran a los hermanos Arbum, y eso es...es extraño, el turco me dijo que están buscando armas, han estado preguntando cosas...- dijo Chad con un gesto de preocupación.

-Que cosas?.- pregunto Derek subiendo al auto de Chad.

-Sobre mí, donde me muevo, con quien estoy...- respondió Chad ya dentro del auto. -no le digas nada a Ian ni a nadie de esto, escuchaste?.-

-Pero...porque te buscan?.- preguntó preocupado Derek.

-Porque estoy con Jian, saben que junto dinero para él...tu sabes que de todos los robos y los bares Jian se lleva una parte, es la cuota para trabajar tranquilos, ellos no pagan, ni nada, por eso Jian estaba como lobo suelto, si no se los sacaba de encima quedaría mal como futuro alcalde...más que lobo es un maldito perro, pero sabe negociar, antes era más difícil, y estos, los Arbum, quieren mi zona, a lo antiguo, pero yo soy un zorro viejo, y a Jian no le conviene que me saquen del juego.- dijo Chad conduciendo hacia la pensión.

Derek se quedo pensativo, esto se complicaba, mucho, parecía que todo estaba girando al revés, en vez de salir mejor, todo tomaba un rumbo peligroso.

Llegaron a la pensión y Chad decidió comprar pizza en el camino, así que Derek saludo a sus compañeros pero al no ver a su novio, fue hasta su habitación y allí lo encontró acomodando sus cosas.

-Llego la pizza.- dijo Derek con una sonrisa.

-Hola.- saludo Ian sonriendo de lado.

Derek dejo la pizza sobre la cama de su novio y miro a su alrededor notando que faltaban los libros que tenia Ian esparcidos.

-Donde están tus libros?.- preguntó Derek.

-Los vendí.- dijo Ian y busco en un mueble una bolsa de papel.

-Porque los vendiste?.- pregunto Derek mirándolo sin entender.

-Toma.- dijo entregándole la bolsa.

-Que es esto?.- pregunto Derek mirando su contenido, notando el dinero. -para qué es esto?.-

-Para los gastos del médico.- dijo Ian mirándolo.

-Qué?, vendiste tus libros...no Ian guarda ese dinero, compra los libros de nuevo.- dijo Derek entregándole la bolsa.

-Porque no lo quieres?...- dijo Ian tomando la bolsa un poco triste. -te dije que te ayudaría.-

-Pero no vendiendo tus cosas, tus libros son lo que más quieres, no quiero que vendas tus cosas Ian, compra los libros de nuevo.- dijo enojado Derek.

Ian se mordió el labio, se sentía mal, él quería ayudarlo pero su novio lo rechazaba.

Derek lo observo, no quería que Ian se despojara de los que más quería por el bebé, era su responsabilidad no la de Ian.

-Conejito...- dijo Derek tomándolo de la mano y sentándose en la cama. -tus libros son todo lo que tienes, depositaste cada dólar que ganaste en esos libros, no quiero que los pierdas.-

-Pero yo quiero ayudarte.- dijo Ian con angustia mientras se sentaba junto a Derek.

-Ayúdame de otra manera, no así...tu dinero es tuyo, no quiero tu dinero, quiero que lo guardes para lo quieras gastarlo.-

-Quiero dártelo...- dijo Ian mirándolo a los ojos.

-Amor...no puedo aceptarlo...esta situación la enfrentare yo, porque fui yo el que metió la pata, quiero que me ayudes, y que me acompañes pero no tu dinero.- dijo siendo claro.

-Pero los vendí para ayudarte...- dijo triste Ian.

-Bebé, te amo...y amo lo que haces...ésto...es muy lindo, tierno...pero no voy aceptarlo...si quiero que lo uses en lo que más quieras para ti, no para pagar la clínica y mucho menos para Samantha.-

Ian lo miro triste, quería ayudarlo pero Derek parecía no querer aceptarlo.

-Mira...- dijo Derek tomando la bolsa y guardándola dentro del mueble de la ropa. -lo guardaremos para cuando haya una emergencia si?, pero de ahora en mas, te compraras los libros que te gusten, está bien?.-

Ian asintió con la cabeza más conforme con esa opción, Derek se sentó a su lado y lo beso en los labios.

-No sabes cuánto te amo...mucho más que el primer día en que te lo dije...créeme que estoy muy feliz de que seas mi novio.- dijo Derek con una media sonrisa y su corazón palpitando con fuerza.

Ian sonrió y beso los labios de su novio.

-La pizza espera y mi estomago ruge.- dijo Derek en forma de broma.

Ian busco la caja y la abrió, se sentó sobre su cama mirando a su novio comiendo una porción de pizza. Derek tomo otro trozo mirándolo, estaba orgulloso de Ian, sentía que realmente lo amaba más que nunca, pero no lo haría responsable de sus problemas, él debía ocuparse de eso.

Cenaron entre miradas y sonrisa, esa noche descansaron abrazados, con incertidumbre del día por venir pero juntos.