CARONTE es el personaje que utilizaré en una futura partida de rol que jugaré este domingo. Dicha partida estará ambientada en el universo de NEXUS (más información en rolero (punto) o r g), cuyo principal género es la ciencia ficción. Como es un género que manejo poco, muy poco, quise prepararme para el juego con una pequeña pieza que también me servirá para fijar la caracterización de Caronte.

Posiblemente expanda más su historia dependiendo de cómo acabe la sesión. Quién sabe.


CARONTE


24XX

NAVE-CIUDAD NEXUS

SECTOR 2

BASE DE DATOS TERCIARIA

REGISTRO INICIADO

MIL HORAS, VEINTE MINUTOS, TRES SEGUNDOS

En pocos días seré enviada con un equipo de completos desconocidos a un territorio desconocido a tal vez años luz de todo lo que no es desconocido más allá del interior de mi propia Nexian una vez que pisemos tierra supuestamente firme. Maldeciría en el nombre del Dominio si no estuviesen escuchando cada sonido producido dentro del imperio dominado bajo sus asquerosas manos de hierro helado.

Debería ser fácil, dijo mi superior, ir, encontrar marzio, extraerlo y salir con nuestras colas entre las patas. Pero lo que todos sabemos es que no puedes confiar en un comando. Todos para uno y uno para todos… Los de su propia división.

No es noticia pública, pero sé, porque yo misma me las he arreglado para burlar las inútiles defensas virtuales de la Administración, que últimamente han estado volviendo armaduras Nexian y Servian por igual. Vacías. Sus tecnólogos declarados desaparecidos pero ningún equipo de búsqueda ha sido enviado para cualquiera de sus casos.

Hace mucho dejé de temer por mí, mi destino sería el que el Arconte, o el Consejo detrás de él, decidiera una vez que se entere de mi realidad. Nuestra realidad. Cuando me registré en la academia con un nombre que ya he olvidado, o que me arrebataron de mis memorias, había soñado con el mundo que nos habían prometido. Con una utopía en base a la explotación del marzio y sus cualidades milagrosas.

La primera Tierra pagó el abuso del petróleo, pero, como humanos, no aprendimos de nuestros errores y tampoco queremos entender que las utopías y los sueños no son más que mentiras inalcanzables dichas por los titiriteros que nos atan a sus caprichos.

Que el registro de mis palabras no sea en vano y que tú, lector, encuentres en ti mismo suficientes neuronas funcionales para ver más allá de lo que te muestra la dictadura que nos esclaviza.

Si no regreso con vida, mal por mí.

Pero sí lo hago, mal por el Dominio.

REGISTRO EXITOSO

SESIÓN EXPIRADA

SALIR