Capítulo 33

-Estábamos caminando por el sendero hacia la playa, por el centro del pueblo, se veía a lo lejos el mar e íbamos despacio con Alex caminando junto a nosotros.- contó Ian.

Estaba sentado junto a la cama de Derek, éste le sonrió mientras acariciaba la cabeza de Alex que estaba sentado junto a él sobre la cama, los habían dejado pasar unos momentos a pesar que no era la hora de visita.

-Ese sueño se hará realidad.- aseguro Derek sonriéndole a su esposo. -Se comporto bien?.-

-Lloro cuando no me vio anoche, luego se durmió.- respondió Ian.

-Eso es porque tú eres su papá preferido...sabes?, después que te fuiste me quede hablando con la enfermera, y le conté que Alex era así de apegado a ti, ella me pregunto quién lo recibió cuando nació, le conté que Samantha no lo quiso y fuiste tú con el que paso sus primeras horas de vida, ella me dijo que era por eso, él creó un vinculo contigo que nada puede romper, él conoce tu olor, tu voz, dijo papá y te busco a ti...es porque sintió el rechazo de su madre y el amor que tú le diste, ella dijo que es como los pollitos, que lo primero que ven lo adoptan como mamá, sea gallina o no, eso le sucede a Alex contigo, yo soy su papá y me ama, pero tú eres el papá con el que se siente más apegado, te ama porque te adoptó como papá... eres su papá y su mamá.- dijo sonriéndole a Ian.

Éste lo miro y luego a Alex que los miraba a ambos mientras jugaba con su conejo.

-Por eso ama ese conejo.- comento Derek tomando una oreja del conejo haciendo sonreír a su hijo.

-Él te ama también.- dijo Ian.

-Si, mucho, pero seguro que sin ti no duerme, y sin mi si, o me equivoco?.- pregunto Derek mirándolo con cierta gracia. -yo tampoco duermo sin ti, me costó conciliar el sueño anoche, esta no es mi cama y sin ti ni Alex...es difícil...pero...el doctor vino a verme y me dijo que saldré mañana si sigo bien.-

-Mañana?.- pregunto con una sonrisa Ian.

-Si, no prometió nada, pero me dijo que si estaba bien, mañana salgo de aquí.- respondió Derek.

Ian sonrió feliz, esperaba que su esposo se repusiera pronto.

Alex miraba todo a su alrededor, los aparatos llamaban su atención, a pesar que Derek ya estaba mejor, habían muchos cables y aparatos cerca de él, era peligroso para Alex porque podía tocar algo, por eso y porque Derek quería tenerlo cerca es que lo sentó junto a él.

Beso su cabeza sintiendo el aroma del perfume a bebé que Ian le ponía.

-Los extrañe mucho.-

-También nosotros.- dijo Ian mirándolo.

-Ven dame un beso.- pidió Derek con una media sonrisa a su esposo.

Ian se acerco y beso sus labios varias veces, podía sentir a su esposo triste.

-Mañana estarás en casa.- dijo Ian con una media sonrisa.

-Si, si no me dan el alta, me escapo.-

-No, no hagas eso, si el doctor dice que puedes irte está bien, pero si no, te quedas unos días más, no te escapes.- le dijo Ian serio.

Derek sonrió y le hizo una seña con un dedo para darle un beso.

Alex se recostó sobre Derek, éste sonrió y lo abrazo besando sus cabellos.

-Como está el conejito?.- Pregunto a su hijo.

Éste levanto el conejo mostrándoselo.

Derek sonrió, Alex no hablaba mucho, pero entendía todo.

-Pide hacer pis, ayer y hoy no uso pañal, solo de noche.- dijo Ian.

-Oh!, que bien!, mi bebé dejo el pañal, ya eres todo un niño!.- le dijo Derek a su hijo que solo sonreía. -no hablo nada mas?.-

-No.- respondió Ian.

-Se termino la visita, a las cinco es el horario.- dijo la enfermera que dejo entrar a Ian desde la puerta.

-Está bien, gracias.- respondió Ian.

La enfermera se retiró e Ian suspiro pesado, Derek lo miraba preocupado.

-Todo va a estar bien, un día mas y estaremos todos juntos en casa de nuevo.- dijo Derek.

Ian asintió con la cabeza y volvió a darle varios besos en los labios.

-A las cinco volvemos, Chad quiere verte y Benjamín también.-

-Bien...adiós bebé.- dijo Derek besando las mejillas de su hijo.

Ian lo alzo para sacarlo de la cama, volvió besar a Derek y éste se despidió nuevamente de su hijo.

Salió de la habitación con Alex mirando hacia la puerta.

-Papá... Papá...- dijo su hijo señalando hacia la habitación de Derek.

-En un ratito volvemos a ver a papá.- le dijo Ian mientras regresaban a la sala de espera.

-Papá...- repitió Alex a punto de llorar.

-Shhh...vamos a comer la papilla, si?, llevamos al conejito...- dijo Ian intentando distraer a su hijo.

Derek podía oírlos hasta que cerraron la puerta de la sala de espera, se le hizo un nudo en el pecho con las lágrimas en sus ojos, respiro hondo sintiendo nuevamente el dolor en su hombro. Odiaba su suerte, toda su vida escapando de las balas, en esa vida que le toco, arreglándose como podía para no caer en las manos de la policía, y ahora, aquí, donde ya no tenía una vida de delincuente, donde su felicidad era palpable y real, allí en ese paraíso en el que habían formado su familia, había caído en la desgracia de ser baleado, debía agradecer de estar vivo, y poder ver a su hijo crecer, pero le dolía el alma esta situación. Había estado en hospitales antes, pero en esta ocasión tenia a alguien esperándolo, y una familia por la que luchar.

El silencio era ensordecedor, se le cruzo en la cabeza el momento en el que atacaron a Ian, él estaba solo con trece años, sabe por Chad que paso meses en terapia, que luego de eso odiaba los hospitales, y ahora estaba allí, a su lado, sin importar nada, tal vez Ian había superado eso, o la necesidad de estar cerca de él lo hacía olvidarse, pero temía que su esposo retrocediera todo lo avanzado hasta ese día.

No podía evitar preocuparse por Ian y Alex, a pesar que su esposo era el ser más responsable con su hijo, Ian muy dentro de él, seguía siendo ese niño de trece años.

Intentaba concentrarse en que Chad y Grecia estaban con él y lo ayudarían, pero sabía que en los momentos de soledad, Ian volvía a ese lugar oscuro y del que tanto le costó salir.

Respiro profundo sintiendo otra vez el dolor en su hombro, en cuanto saliera de ese lugar y estuviera mejor, mataría al que le disparo.

...

Esa noche no durmió, a primera hora de la mañana dejo a Alex durmiendo y fue al hospital esperando que le dieran el alta a Derek.

El doctor tenía que revisarlo, no había podido entrar a verlo y tardaban mucho, ya era media mañana y Alex seguramente ya estaba despierto, Chad estaba con él sentado a su lado, esperando, también ansioso.

Benjamín apareció, había visitado a Derek el día anterior y sabia que le darían el alta ese día.

-Buenos días, y?...nada aún?.- Pregunto Benjamín.

-Hola, no, nadie salió para llamarme ni dicen nada.- respondió Ian.

-Se tardan mucho.- dijo Chad sentado junto a Ian.

-No te llamaron de la administración?.- preguntó Benjamín sentándose junto a ellos.

-No, no me llamo nadie.- respondió Ian algo triste.

Un hombre y un joven aparecieron por el pasillo, acercándose a ellos.

-Señor Tomilson.- dijo el hombre mayor.

Benjamín lo miro mal y se puso de pie.

-No, soy su esposo.-

-Lamento molestarlo, soy Lou Duckson, mi hijo quiere disculparse por lo sucedido con su esposo.-

Ian miraba al joven sin entender nada, no sabía que sucedía.

-Disculparse?.- preguntó Chad poniéndose de pie. -Tú le disparaste a Derek?.-

-Lo...lo siento mucho.- dijo el jóven con evidente miedo.

Ian no dijo nada solo lo miraba, ese muchacho que parecía tener quince años era quien le había disparado a su esposo.

-De donde sacaste el arma niño?.- pregunto Chad al joven.

-No le alcanza con que se disculpe?.- le dijo el hombre a Chad en un tono prepotente.

-No. Pudo matarlo, además su hijo debe enfrentar las consecuencias de sus actos, o que pensó?, que viniendo aquí a disculparse, no levantarían cargos en su contra?.- respondió Chad mirándolo serio. -es su arma verdad?, él tomo su arma?.-

-Si, fue un accidente.- respondió el hombre sin quitarle los ojos de encima a Chad.

-No, un accidente es que se dispare en su casa mientras la limpia, no en la calle a plena luz del día y que hiera a alguien más...-

-No sé quién es usted y no me importa su opinión.- dijo el sujeto y miro a Ian.

-Soy el que le va a sacar la piel del trasero a patadas si no se va de aquí, me importa una mierda quien sea en este pueblo, pero no es más que Derek o que Ian, ni su hijo tampoco, así que tome sus disculpas y váyase bien al diablo me escucho.- Chad se paro frente al sujeto casi respirándole en el rostro, éste lo miro mal apretando los dientes.

-Lou mejor vete, ellos necesitan estar tranquilos después de lo que sucedió, que la justicia se encargue de las cosas, no empeores la situación.- podio Benjamín notando la tensión entre ambos hombres.

Ian estaba muy nervioso, comenzó a temblar al ver que ni Chad, ni el otro sujeto se movía ni un centímetro, hasta que el padre del joven miro hacia un lado y salió caminando junto a su hijo que parecía aterrado.

-Idiota...tú no te dejes amedrentar por éste imbécil Ian, Derek pudo morir si la bala le daba dos centímetros más arriba, él tiene que pagar como también su hijo.- le dijo Chad enojado.

Ian solo asintió con la cabeza en silencio, Benjamín respiro profundo, se notaba que Chad tenía su genio, pero sabía que Lou también y no quería hacerse cargo de lo que su hijo hizo.

-Llamare a un abogado amigo para que se encargue, aquí la policía respeta a Lou, es mejor que alguien los ayude.- dijo Benjamín a Ian sentándose nuevamente junto a él.

-Lo respetan porque?.- pregunto curioso Chad ya más calmado.

-Por que fue jefe de policía de aquí muchos años.- respondió Benjamín.

-Ah!, ya me parecía, un idiota con placa.- dijo Chad negando con la cabeza mientras caminaba por la sala.

Ian solo miraba, estaba más tranquilo pero hacía años que no se sentía así, se sobresalto un poco cuando Benjamín palmeo su pierna.

-Me voy a la ferretería, si sucede algo, si necesitan algo, lo que sea, llámame.- dijo Benjamín.

-Gracias.- respondió Ian.

Benjamín saludo a Chad y se retiro de la sala, éste estaba más tranquilo y se sentó junto a Ian quien sólo lo miraba.

-Lamento exaltarme...pero conozco a esos sujetos y sé como son.-

-Señor...- dijo una enfermera.

Ian se puso de pie y fue hacia donde ella estaba.

-Necesito los documentos del paciente, y que firme unos papeles para el alta del hospital.- dijo ésta.

-Ya puede irse?.- preguntó esperanzado Ian caminando junto a ella a la recepción.

-Si, se está alistando para retirarse.- respondió ésta.

Ian sonrió ampliamente y sacó de su bolsillo los documentos de Derek, Chad estaba junto a él agradecido que Derek ya estuviera por salir de allí, aunque por experiencia propia, sabía bien que no había terminado nada, recién comenzaba, seria larga la recuperación de Derek.

Termino de hacer los papeles y Grecia apareció con Alex llorando.

-No pude calmarlo, desde que despertó y no te encontró, no ha dejado de llorar.- dijo Grecia cuando Ian se acerco a ella preocupado.

-Papi...- dijo entre sollozos, aferrándose a él cuando Ian lo tomo en brazos.

-Bebé...shhhh...vine a buscar a papá para que volvamos a casa...- dijo Ian limpiando las lágrimas con la mano.

-Papá?...- dijo Alex mirándolo.

-Si, papá...ya va a regresar a casa.-

-Aún no sale?.- pregunto Grecia.

-No, recién me llamaron para hacer los papeles.- respondió Ian.

-Que llorón resultaste.- dijo Chad mirando a Alex con una sonrisa.

Éste se aferro al cuello de Ian quien acaricio su espalda, Alex estaba angustiado, él creyó que Derek saldría más temprano pero no fue así, ya era casi mediodía y aún no salía del hospital.

Esperaron en la sala de espera unos minutos hasta que Derek apareció en silla de ruedas y una enfermera llevaba la misma hacia donde ellos estaban.

Ian sonrió ampliamente al verlo y Derek también sonrió, toda su familia estaba allí esperándolo.

-Bien, ya estamos listo.- dijo la enfermera.

-Hola amor.- dijo Derek.

Ian se acerco y le dio un beso en los labios, Derek también le dio un beso a su hijo notando que había llorado.

-Que le paso?.- pregunto a Ian.

-Grecia lo trajo porque lloraba, se despertó y no me vio.- respondió Ian.

-Bien, vamos?, traje el auto también.- pregunto Grecia.

-Derek, y yo vamos en el alquilado, tú e Ian vayan en el otro.- respondió Chad.

-Nos vamos...muchas gracias...- le dijo Derek a la enfermera.

-No hay de que.- respondió ella.

Chad llevo la silla de ruedas de Derek hasta la salida, Ian sentó a Alex en su silla que comenzó a llorar pero Grecia se quedó con él, fue a ayudar a su esposo a incorporarse y sentarse en el asiento del acompañante.

Derek se sentó y suspiro, le dolía la herida, pero estaba agradecido de regresar a su casa, Chad regreso con la silla adentro, y volvió a salir.

Ian se acerco a su rostro y deposito un beso en sus labios.

-Te amo conejito.-

-Yo también te amo.-

-Bien, nos vamos?.- pregunto Chad sentándose en el asiento del conductor.

-Si.- respondió Ian y cerró la puerta del auto, fue a su auto y Grecia ya estaba lista.

Salieron rumbo a su casa, Chad entro el auto lo más cerca de la puerta para que Derek no camine tanto, aunque éste ni bien entro se sentó en el sillón y se quejo por el dolor.

-Te duele?.- preguntó Ian preocupado bajando a Alex de sus brazos.

-Un poco.- respondió Derek.

Alex quería subir al sillón e Ian lo sentó junto a su padre.

-Te extrañe bebé.- dijo Derek acariciando su cabello.

Éste le sonrió mirándolo y se abrazo a él, Derek lo abrazo con el brazo sano besando su cabeza.

-Ve a recostarte, haré el almuerzo.- Dijo Grecia.

-Yo te ayudo.-

Ian ayudó a su esposo a levantarse mientras Alex los miraba, fueron a la habitación y Derek se recostó en su cama.

-No sabes lo que extrañe ésto, lo que te extrañe y a mi bebé.- dijo Derek mirando a Alex que los miraba desde la puerta. -Ven...ven con papá.-

Alex corrió hacia él subiendo a la cama y sentándose junto a su padre, Derek lo abrazo y beso su cabeza.

Ian se acerco y le dio un beso a su esposo, también le coloco unos almohadones en la espalda.

-Él va a almorzar conmigo... verdad bebé?.- Derek miro a su hijo que solo sonría.

-Bien.- dijo Ian y le sonrió a su esposo y a su hijo.

Chad estaciono los dos autos y entro a la casa, Grecia estaba preparando el almuerzo junto a Ian, le agrado ver esa imagen, estaban más animados.

-Voy a ver a Derek.- dijo caminando hacia la habitación.

Sonrió al ver a Alex jugando con el conejo junto a Derek que sonreía.

-El pequeño te extrañaba.- dijo Chad.

-Yo también, mucho.- respondió Derek.

-Bien, sabes que tienes para largo verdad?.-

-Si, el doctor me dio todo anotado.- respondió Derek.

-Mmmm...hay algo...el que te disparo y su padre vinieron a disculparse con Ian hoy a la mañana, el sujeto, el padre, es un idiota, ex policía, y pensó que con disculparse alcanza, no quieren que levantes cargos, y tengo la sensación que no se va a quedar en su lugar, francamente se comportó como un idiota.-

-Benjamín me dijo quien era...-

-Si, le dijo a Ian que le recomendaría un abogado amigo, pero ese sujeto no parece alguien que quiera entender razones, por si las dudas acompañare a Ian al pueblo cuando tengan que ir, me da idea ese idiota.- dijo Chad.

Derek lo miro y entendió lo que decía, Ian no tenia maldad y no la entendía a pesar de haberla sufrido en todas sus formas, pero esperaba que ese sujeto no se pasara de astuto, ya tenía suficiente con la herida en el brazo.

-Mema papi...- pidió Alex mirándolo recostado sobre él.

-Papi está haciendo la comida...y vas a comer con tenedor conmigo...nada de papilla...ya estas grande...- le dijo a su hijo con una sonrisa oculta.

Alex sonrió y busco su chupete entre las almohadas.

-Es más astuto que todos nosotros.- dijo Chad sentándose a los pies de la cama.

-Ian lo tiene muy malcriado, le hace papilla si ya puede comer en plato, conmigo lo hace, pero aparece Ian y es papilla de todos los colores.-

-Y la mema es la mamadera no?.- pregunto Chad mirando a Alex que se recostó junto a su padre con el conejo entre sus brazos.

-Es la mamadera, la papilla, la fruta, todo lo que se coma...cuesta para que diga las cosas por su nombre y eso que Ian y yo pasamos horas mostrándole figuras con los nombres y lo corregimos cuando dice algo mal, pero entiende todo.-

Chad sonreía al verlos, a pesar que Alex no se parecía físicamente a Derek, tenía más parecido a Ian, en todos los sentidos, sabía que la crianza influía mucho y era más que evidente en éste caso.

Ian trajo una fuente con dos platos aunque Derek le dio de comer a Alex de su plato, Chad observaba a Ian cortar todo en trocitos y a Alex mirándolo, sonreía, Ian tenía su pequeña familia establecida, él y Grecia ocupaban el lugar de abuelos, y lo hacían bien, y Derek junto a Ian eran los padres mas amorosos y responsables que había conocido, a pesar que ninguno de los dos conoció la imagen de una familia tradicional, ellos lo habían logrado.