Capítulo 19

Taylor camino hasta la cocina, era de mañana, su rostro demostraba que no había dormido, toda la familia de Peter estaba igual.

-No podías dormir anoche?.- pregunto Alfred con una taza de café en una mano, y con la otra le alcanzo un papel.

Taylor leyó la nota y se dio cuenta que era lo que había escrito él cuando bajo durante la madrugada.

-Sí, no dormir de hecho.-

-No te culpo. Yo agradecí al cielo el tener a mi hijo en casa. Fueron unas horas horribles, no entiendo qué clase de persona hace eso...que tiene en la cabeza?.- reflexiono Alfred.

-Es un psicópata.- dijo Taylor.

-Espero se reponga de ésto.- comento Alfred pensativo.

-Buenos días papá.- saludo Peter y abrazo a su padre.

-Hola hijo.- Alfred le devolvió el abrazo.

Taylor solo los observaba con una media sonrisa, hubiera deseado tener un padre así.

Peter tomo la mano de Taylor para sentarse en la mesa y desayunar, Sofia se había esmerado en el desayuno y estaban más serenos y hambrientos.

Kingston y Collin llegaron temprano, le hicieron varias preguntas a Peter por si recordaba algo mas, Taylor reflexiono en silencio escuchando junto a Alfred todo lo que Peter contaba, media hora después ambos hombres estaban despidiéndose de la familia, Taylor los acompaño hasta la calle y aprovecho para poder hablar con ellos a solas.

-Estamos rastrillando todo el bosque, no encontramos nada aún.- dijo Collin.

-Hay algo que estuve pensando...creo que Michael Hamilton seguía a Peter desde antes que nos conociéramos, tenía planeado hacerlo desde un principio y no como yo pensé que me había seguido hasta la cafetería.- dijo Taylor.

-Como?.- pregunto Kingston mientras se dirigía a su auto junto a Collin.

-Cuando se llevo a Peter del departamento, también se llevo un broche de él, uno de la colección de Peter.- dijo Taylor mirando a sus jefes.

-Se robo un broche?, tal vez le gusto.- dijo Collin.

-No...Peter compro ese broche en una subasta, hace seis meses...recuerdo que en la casa de uno de los muchachos que desapareció, habían cajas de cerillos, las coleccionaba, al igual que la joven que apareció muerta en su casa, ella coleccionaba muñecas de porcelana, que son muy costosas y seguramente también las compró por medio de alguna subasta por internet. Michael Hamilton los encuentra así, sigue sus perfiles de compradores, luego los ubica y los estudia para secuestrarlos, creí que secuestro a Peter porque yo estaba en el caso, pero solo retrase lo que él tenía planeado, Peter siempre estuvo en su objetivo.- reflexiono Taylor.

-Secuestra y mata a muchachos que coleccionan cosas?, pero porque?, qué sentido tiene?.- preguntó Kingston.

-Tu dijiste una vez que él asesino era un coleccionista de dones, recuerdas?.- pregunto Collin a Taylor.

-Sí, cada uno de los muchachos era sobresaliente en algo, Peter por ejemplo es el mejor estudiante de diseño, trabaja con una diseñadora, había uno de los muchachos que apareció muerto que era estudiante de medicina, era el residente mas jóven gracias a eso...Michael Hamilton está obsesionado con las personas sobresalientes y coleccionistas como él.-

-Es un psicópata, pero hay algo peor, es probable que crea que sabemos donde están los muchachos encerrados, y no volverá allí, si no encontramos ese lugar, los demás muchachos morirán. Tu novio no sabe donde estaba, no hay edificaciones cerca, no tenemos nada.- dijo Kingston.

-Que nos llame si recuerda algo.- dijo Collin. -Chapman dijo que te quedes con él, así estará más seguro.-

Kingston y Collin subieron al auto rumbo a la zona donde encontraron a Peter, Taylor ingreso nuevamente a la casa pensativo.

-Todo está bien?.- pregunto preocupado Peter.

-Sí, no te preocupes.- respondió Taylor y abrazo a su novio.

El timbre de la casa volvió a sonar y Peter abrió para encontrarse con Adam y Sebastián.

-Peter...- dijo Adam mientras abrazaba a su amigo. -que susto de muerte, como estas?, te lastimaron?.-

-Estoy bien, me lastime los pies y tengo rasguños de las ramas pero estoy bien, hola Sebastián.- saludo Peter.

-Hola, me alegro que estés bien.- dijo Sebastián con una media sonrisa.

Peter se sentó junto a Adam y comenzó a contarle lo que sucedió, Taylor le hizo un gesto a Sebastián para que lo siguiera a la sala, y poder hablar solos.

-Como estas?.- preguntó Sebastián.

-Agotado. Siento que me va a explotar la cabeza.- dijo Taylor sentándose en un sofá y Sebastián en otro.

-Y Peter?.-

-Más tranquilo.- respondió Taylor mirando hacia la cocina.

-Lo encontraron?.- pregunto Sebastián.

-No...tú... tú y Adam se encontraron en la puerta o lo fuiste a buscar a su casa?.- pregunto curioso Taylor.

-Ehmm, lo busque en su casa.- respondió Sebastián algo nervioso.

Taylor levanto una ceja, sin creerle nada.

-Lo busque en su casa ayer, le avise lo que sucedió con Peter cuando recibí tu mensaje y fui a su casa, estaba muy angustiado así que me quede con él.- dijo Sebastián.

-A dormir?.- pregunto Taylor con una media sonrisa.

-Es contención Taylor, porque estas celoso?.- pregunto Sebastián con un gesto gracioso en su rostro.

Taylor sonrió sabiendo que los temas de corazón irritaban a su amigo.

-Necesito de tu ayuda... de tus encantos.- dijo Taylor mirándolo a los ojos.

Sebastián lo miro horrorizado.

-Eso me suena a ilegal.-

...

Chapman estaba sentado revisando los análisis de sangre de Peter y su testimonio, ya era el mediodía, Collin y Kingston habían recorrido gran parte de la zona donde el automovilista encontró a Peter, pero no hallaron ningún indicio de una cabaña, habían buscado en los informes y archivos los datos de los muchachos secuestrados y había una gran posibilidad de que Taylor tuviera razón sobre como el secuestrador contactaba a sus víctimas.

-Jefe!.- dijo Taylor ingresando por la puerta de la oficina cargado de rollos largos de papel.

-Anderson?. No te dije que podías tomarte el día?.- pregunto Chapman mirándolo atónito.

-Si...pero encontré algo que puede ayudarnos.- respondió Taylor dejando los papeles sobre un escritorio grande.

-Quien es ese?.- pregunto Kingston mientras apuntaba con un dedo hacia la puerta de la oficina.

-Es mi amigo Sebastián, él me ayudo con ésto.- dijo Taylor .

Sebastián saludo con la mano muy nervioso y luego se cruzo de brazos.

-Que es eso?- pregunto Collin acercándose a Taylor.

-Bueno...son planos del bosque.- respondió Taylor mirando a su jefe.

-Tenemos mapas de todo el bosque Taylor.- dijo Chapman serio.

-Son de 1780!. Son planos de hace dos siglos.- dijo Collin mirando los papeles.

-Sí...es que recordé algo que dijo Peter...- dijo Taylor.

-De donde sacaste eso?.- preguntó Kingston.

-De la oficina municipal.- respondió Taylor.

-Es legal sacar planos de allí?.- pregunto Collin.

Taylor miro a Sebastián quien estaba pálido y más nervioso que antes.

-Que decías sobre algo que dijo tu novio?.- pregunto Chapman.

-Si...él dijo que el lugar donde estuvo secuestrado era húmedo, oscuro, no tenía ventanas, que tenia piedras en el piso y paredes...- dijo Taylor abriendo unos planos.

-Sí, pero no hay edificaciones allí, revisaron todo y no hay ninguna cabaña.- dijo Chapman.

-Es cierto, pero él dijo que subió unas escaleras y empujo la puerta hacia afuera...puede que no sea una cabaña.- dijo Taylor mirando el plano. -aquí, ven, estoy seguro que Peter salió de allí.-

Los tres hombres se acercaron a ver el lugar que indicaba Taylor, era el plano de una casona grande y antigua.

- Taylor acabo de decirte que no hay ninguna edificación, crees que no veríamos una casa así?.- pregunto Chapman.

-La casa no, la derribaron en los setenta, es lo que está debajo, las mazmorras, esas no las derrumbaron.-

-Que cosa?.- pregunto Kingston.

-Es una construcción debajo de la casa, en esa zona, las utilizaban para los esclavos, el bosque le pertenecía a una familia muy importante, tenían muchos esclavos, ellos dormían allí.- respondió Taylor convencido.

Los tres hombres volvieron a mirar con más atención el plano, lo que Taylor decía era cierto, aparecía una construcción debajo de la casa, bien podría ser la guarida de Michael Hamilton.

-Mierda!, como no pensamos eso antes?.- dijo Collin.

-Trae el mapa, compáralo con el plano y encuentren el lugar donde estaba esa casa.- dijo Chapman.

-Aquí, aquí es, está cerca de donde encontraron al muchacho...- dijo Kingston señalando el mapa del bosque.

-Bien, vamos a revisar el terreno, y tú Anderson, ve con Peter, te llamare si hay novedades.- dijo Chapman poniendo una mano sobre el hombro de Taylor.

-Bien.- Taylor dejo el plano sobre la mesa, observando pensativo.

-Sabes, tu lugar ahora es con tu novio, deja que nos encarguemos de ésto.- dijo Chapman mirándolo con una media sonrisa.

Taylor le devolvió la sonrisa, miro a Collin y a Kingston, respiro profundo y salió junto a Sebastián.

-Tengo que confesar que no debí burlarme de ti cuando estábamos en la academia, eres el más inteligente sabes.- dijo Sebastián caminado hacia la salida de la oficina.

-Espero sirva de algo, siento que estoy en deuda con Peter, no pudimos detener al asesino antes de que lo secuestrara a él.- dijo Taylor un poco cabizbajo.

-No es tu culpa, él loco ese pudo llevarte a ti, no sabes lo que pasa por su cabeza. Vamos a la casa de tu novio que ya tengo hambre.- dijo Sebastián.

...

Estuvo toda la tarde junto a Peter, no podía dejar de mirarlo, lo tomaba de la mano de vez en cuando recibiendo una mirada triste pero llena de amor de su novio, Adam se quedo todo el día, Sebastián se fue a media tarde, Darla lo visitó, ella le contó que había visto al hombre que lo secuestro en la cafetería y Peter se angustio al pensar que estuvo atendiéndolo sin darse cuenta.

Miro su celular esperando una llamada de su jefe pero no había nada. De pronto el timbre la casa sonó y Alfred abrió la puerta recibiendo a Chapman.

-Buenas tardes.- saludo Alfred.

-Buenas tardes señor Corney. Vine para darles la noticia personalmente.- dijo Chapman mirando hacia Taylor. -Encontramos a los muchachos, estaban en el lugar que nos indicó Taylor.-

-Qué?, de verdad?, eso es muy buena noticia!. Están bien?.- pregunto Alfred.

-Sí, había seis jóvenes, entre muchachos y muchachas, ellos vieron el rostro del secuestrador y es Michael Hamilton, lo están buscando por todo el país.- dijo Chapman.

Peter suspiro y un peso abandono su pecho, sus ojos se llenaron de lágrimas y miro a Taylor con una sonrisa.

-Como es eso que Taylor sabia donde estaban?.- pregunto Alfred curioso.

-Bueno...ató cabos, y trajo unos planos de hace dos siglos donde habían unas construcciones debajo de la tierra prácticamente, allí estaban.- dijo Chapman. -Bien, me espera mucho trabajo, solo quería darles las nuevas noticias, y decirte que te tomes la semana.- le dijo a Taylor con una sonrisa.

-Bien, gracias.- dijo Taylor sonriendo también.

-Y no roben mas planos.- dijo Chapman, saludo a Alfred y a Peter con la mano, y salió de la casa.

-Vaya, te felicito muchacho. Definitivamente eres el héroe aquí.- dijo Alfred con una sonrisa mirando a Taylor.

-Es mi héroe.- dijo Peter y le dio un beso en los labios a su novio con una mirada llena de orgullo.

Taylor estaba algo avergonzado pero feliz de haber ayudado a encontrar con vida a esos muchachos y de tener a su amor junto a él.