Ensayo sobre el salvajismo humano

The State of Dreaming

—O—

(Disclaimer)

El contenido de ésta obra me pertenece en su totalidad y no permito que sea reproducido, parcial o completamente, sin mi previo consentimiento.

(Resumen)

«Dediquemos nuestro empeño a lo que los griegos escribieron hace ya tanto años: mitigar el salvajismo de los humanos y hacer gentil la vida en éste mundo».

—Robert Kennedy.

—O—

Todos queremos vivir. Todos queremos estar a salvo, así como deseamos que nuestras familias —padres, hermanos, hijos, tíos, abuelos— lo estén y puede que, en apariencia, creamos que así es, pero, la realidad es que se trata de un engaño al que nos enfrentamos todos los días, desde que atisbamos el primer rayo de sol hasta que el último se esconde al anochecer. Es una verdad que se burla de nosotros en cada esquina: el peligro de la enfermedad, el riesgo de la corrupción, la voluntad de otro individuo mediando por encima de la nuestra… y en muy pocas ocasiones podemos hacer algo al respecto.

Como humanos, somos soberbios al pensar que la razón nos vuelve todos poderosos, que, por poseer el don de pensamiento, estamos por encima de las especies con las que coexistimos, pero tal idea no es más que un error: ni el león, ni el caballo, ni el delfín son más animales de lo que lo somos nosotros.

Podemos no tener garras, pero desgajamos. Podemos no tener colmillos, pero roemos. Podemos no correr entre los árboles buscando una presa, pero cazamos, atrapamos, arrancamos, destruimos, devastamos. Y no hay bestia alguna que lo haga mejor que nosotros.

Mas, si el cocodrilo, la serpiente y la mantis practican el canibalismo como mecanismo de defensa, no lo hacen igual que el hombre, quien trota sobre los suyos con pies de plomo, triturando huesos y salpicando sangre, dibujando un camino de huellas carmesí a su paso.

¿Por qué se dice que un ser divino nos hizo a su imagen y semejanza cuando, si poseemos figura alguna, ésta es más parecida a la de un demonio que a la de cualquier otra entidad?

Todos queremos vivir. Todos queremos estar a salvo. La pregunta es: ¿encima de quién éste instinto humano nos hará pasar para conseguirlo según nuestras propias necesidades?

Hoy en día, no hay rugido que se escuche más fuerte que él de ésta especie, salvaje y brutal, conocida como humanidad.

—O—

Recuerden que me encuentran en:

Página de Facebook: PruePhantomhive (actualizaciones, nuevas historias —fanfiction y originales—, recomendaciones de muchas cosas, etcétera).

Canal de YouTube: Prudence Hummel (Ecología, en todas sus variantes).