p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"strong style="mso-bidi-font-weight: normal;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"S/span/strongspan lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"ucedían cosas extrañas en Cornucopia todos los días, dependiendo de hacia dónde dirigieras la mirada. Tratos y negocios sucios se veían sellados con sangre u oro ajeno, muchos labios se sellaban con pasión, terror o muerte, personas se acostaban en sus camas una noche y amanecían o en otro lado o no amanecían en lo absoluto. Ello era, para un plebeyo corriente, lo que considerarían algo fuera de la cotidianidad, pero para alguien de los bajos rincones de la ciudad, eran gajes del oficio./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Aquello que podría levantarles una ceja o, incluso, ponerles los vellos de punta, era todo relacionado con las artes arcanas y sus prácticas no reguladas. Muchas veces aparecían cuerpos en lugares cuestionables que ninguna banda de rufianes o guardia sobornado podía reclamar como suyo, y a diferentes pares de oídos llegaban susurros de órdenes extrañas que nadie parecía haber dictado. Las sombras cobraban vida en los momentos más oscuros de la noche y más de una sorpresa asechaba a los más preparados./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Por ejemplo, una caravana en llamas./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Los tieflings con mayor afinidad a su magia infernal podían prácticamente oler el origen antinatural del fuego que intentaban apagar, despidiéndolas de la misma manera en la cual habían sido invocadas. Incluso si se carecía de toda capacidad arcana o divina, una persona con la suficiente perspicacia notaría la carencia de algún agente de ignición en los alrededores que hubiera podido causar la combustión./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Que hubiese ocurrido en aquel preciso instante, en aquel preciso lugar, era el colmo de la conveniencia. Claro estaba que, si era momento y lugar para algo, ese algo no era cuestionarse. En cambio, la pregunta que se vio hecha fue otra./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–¿Cómo conseguiste las llaves? –preguntó Evan, ceño profundamente fruncido./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Eres buena, podríamos entrenar con los pilares de bambú de mi monasterio si me acompañas alguna vez –dijo Jorge./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Lo tendré en cuenta, grandulón –respondió Shae cerrando la puerta de acero una vez que todos hubieran entrado. El elfo reparó en que había sido monumentalmente ignorado./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"El pasillo interior de la muralla era frío, húmedo y oscuro. Las piedras con las cuales sus paredes estaban elaboradas tenían una amplia gama de moho y hongos de varios tamaños, formas y colores que los guardias permitían ser recogidos por alquimistas y boticarios por una mísera suma de monedas o a cambio de pociones y ungüentos regenerativos. Tal fauna solamente crecía en ambientes similares y como las únicas otras construcciones de piedra con esas características eran el castillo y el distrito de los nobles, la muralla era la principal fuente de dichos ingredientes./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Principalmente musgo irritable y setas somníferas que solamente producían efecto al contacto. Y un par de hierbas recreacionales que crecían dos veces al año que, al fumarse, sometían a visiones indescriptibles a quienes las ingirieran por vía nasal. El alguna vez famoso poeta Barrabón, un medio elfo que vivió hasta unos lastimeros y cortos ciento cuarenta años, escribió que hasta en sus pesadillas podía ver las terroríficas criaturas que había divisado por consumir las hierbas de manera compulsiva por tres décadas./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"No era temporada de hierbas alucinógenas, pero el resto de la selección atrajo la atención de Taliesin./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Con sus manos desnudas, empezó a arrancar algunas plantas y a guardarlas en su mochila de viaje. Tenía muchos bolsillos y cuando hacía un movimiento brusco, se oía en tintinear de vidrio chocando contra vidrio./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Oye –Maliesin le retuvo una mano, espantado–, no toques nada de esto. No quiero tener que curarte las pústulas que te van a salir si sigues así./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Pues préstame unos guantes –le respondió su hermano./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Quemaste los últimos tres pares que te regalé, ni uno más./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Shae chitó: –¿Nos queremos ganar el premio a la banda de ladrones más ruidosa del continente?/span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Tal vez no la más ruidosa –dijo Jorge en un murmuro. Se sujetaba de los hombros de Shae y Maliesin para no tropezar en la oscuridad ni con los escalones que no podía ver ni con las paredes cubiertas de moho–. Pero sí la más atractiva./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Hay dos niños presentes –Evan escupió, yendo al final del grupo. Darle la espalda a un grupo de desconocidos, incluso desconocidos bien pagados, difícilmente calificaría como una buena idea./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Entonces nos llevaremos el premio a los más tiernos –concluyó Jorge. Shae y Taliesin rieron, aunque Maliesin se quejó: tenía ya catorce inviernos cumplidos, era prácticamente un adulto y podría comprar su propio terreno en los campos dentro del territorio del rey para el siguiente./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Si tuviera el dinero, claro./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Encontrar el camino indicado dentro de la muralla era sencillo, pues solamente había un pasillo entre pared y pared al nivel del suelo. Cada tantos metros veían una escalera de tablones y soga que ascendía hacia vidas y plataformas de madera que fungían como estructura y entrepisos para vigías y descansos cortos./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Jorge chilló un par de veces, sus dedos chocando contra salientes de roca o sus codos tropezando con alguna piedra afilada, pero fue suficientemente consciente como para no solicitar una fuente de luz. La fe que colocaba sobre sus nuevos compañeros casi, casi, casi enternecía a Shae./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Casi./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"span style="mso-tab-count: 1;" /spanEstaban bastante cerca de la siguiente salida de guardias, la tiefling pudiendo divisar el contorno de una puerta de poco menos de dos metros, cuando escucharon un ronquido sobre sus cabezas. Evan, Shae y Maliesin colocaron sus índices levantados sobre sus bocas y miraron a Taliesin, quien tuvo el descaro de verse ofendido ante el gesto. Con la mano libre, Evan cubrió la boca de Jorge desde atrás sin previo aviso, entendiendo que el dracónico no podría ver su solicitud de silencio./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"span style="mso-tab-count: 1;" /spanLastimosa y tristemente, para ellos, alcanzar el hocico del mucho más alto dracónico en el espacio reducido de la muralla y sorprenderlo resultó en un coletazo que tumbó a Evan al suelo y en un chillido de parte de Jorge, quien negaría luego haber hecho tal sonido vergonzoso, que interrumpió los ronquidos./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Quién… –se escuchó a una voz decir, entre bostezos, sobre sus cabezas–. ¿Quién anda ahí?/span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Hora del relevo –espetó Jorge velozmente ante las miradas incrédulas, las cuales no podría ver, del resto del grupo–. No creerá que te dejaríamos acá toda la noche, ¿o sí?/span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Un momento sentido como más largo de lo que habría sido en realidad pasó antes que obtuvieran respuesta alguna. La voz, perteneciente a lo que supusieron un hombre tiefling ligeramente ronco de sueño, les dijo: –Pero si me tocaba la vigía de la noche entera./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Habrían podido aprovechar la confusión de no ser por, una vez más, no conseguir callar a alguien, pues una vez que a Taliesin le era producida una duda, era incapaz de contenerse al momento de solventarla. Él preguntó sin reparo: –¿Entonces por qué dormías? –Pues si el guardia tenía la vigía nocturna debía, entonces y según su lógica que creía universal, de haber estado despierto y alerta./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"La lógica de alguien como Taliesin era, mayormente, perfectamente aceptable. Una bastante fundada en hechos comprobados y leyes de la naturaleza que se vio sin ningún tipo de apoyo de parte de sus pares debido a sus maneras y prácticas más que por sus teorías. Era, después de todo, alguien sin siquiera el menor ápice de tacto que le habría hecho entender que no era ni momento ni lugar para preguntar tal cosa./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Aunque sí, era una pregunta válida que sería hecha después fuera de escena./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"El grupo se quedó inmóvil. Maliesin sujetando a su hermano con un brazo y la pícara Shae empuñando un cuchillo largo y fino ante el sonido de pasos ágiles moviéndose por las tablas sobre sus cabezas. Evan masculló una maldición al escuchar un cuerno sonar, seguramente alertando a otros de los intrusos. El desagradable sonido tuvo una corta vida cuyo final fue producto la llamarada que había empezado a quemar los tablones de madera./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"La luz iluminó el pasillo de piedra y se reflejó en los ojos del tiefling que los observaba descuidadamente y con espanto desde arriba. Pisoteaba el suelo y manoteaba el aire intentando controlar el fuego entre chillidos que compensarían la ausencia del cuerno./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Con una orden firme, Evan les dijo que escaparan. Lideraba la marcha y quedó en Shae la tarea de guiar a Jorge una vez que las llamas dejaron de brindarles claridad a sus ojos. Se acercaban a la puerta, el elfo se encorvó sin aminorar su trote y adelantó un hombro con la intención de abrir la reja por la fuerza. Funcionó tan bien como funcionaría abrir una ventana lanzando un huevo contra ella, además de producir un sonido similar./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Idiota –murmuró Shae. Empezó a buscar el llavero donde cargaba todas las llaves que había robado alguna vez y consideraba importantes de mantener. Años de práctica le brindaron la habilidad de diferenciarlas en base a mero tacto, pero no era tan rápida como para adelantarse al impacto que Jorge dio al cerrojo de la reja con un puntapié certero, quebrándolo y permitiéndoles salir. El dracónico sujetó a Evan por la cintura y corrió hacia afuera con él sobre los hombros. Shae, llave todavía en mano, y los gemelos los seguían un par de metros atrás sin poder igualar la velocidad que las piernas de Jorge eran capaces de mantener./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Detrás de ellos se escuchaban gritos, amenazas y una advertencia que no pareció dirigida hacia ellos. Con un gesto veloz, Shae lanzó un par de decenas de abrojos que llevaba en un saco de cuero a la cadera detrás del grupo, produciendo más quejas y útiles retrasos de parte de sus perseguidores, mientras más se adentraban en un conjunto de arbustos frondosos. Se quejó para sus adentros sobre las espinas que rozaban su ropa y piel, entendiendo que podría ser el justo karma y no importándole./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"El cielo nocturno estaba repleto de nubes y la luna se ocultaba detrás de ella, mas Jorge se mantuvo decididamente a la cabeza de todos. Se permitió deslizar por una ladera que daba hacia un riachuelo y solamente cuando el resto lo alcanzó y el único sonido fuese aquel del cauce del río fue que soltó a Evan./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–No podemos ir por allí solucionando todo con fuego –le reprochó Evan a Taliesin una vez terminado su berrinche por haber sido llevado como doncella de cuentos en apuros. Maliesin lo apoyó, demostrando su disgusto con un ceño fruncido y un resoplido./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Yo no culparía al niño tan rápido si fuera tú –dijo Jorge con una mueca burlona. Exhaló, un par de aros de humo saliendo de entre sus labios. Aliento de fuego, por supuesto. /span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Shae rio sin voz mientras le daba una palmada en el hombro al dracónico: –Igual "no podemos ir por allí solucionando todo con fuego" –le comentó imitando con sarna el acento del elfo./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Podemos –dijo Taliesin y señaló a su hermano y a Evan–, pero no debemos porque los aguafiestas dicen que no./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"–Un día de estos voy a dejar de arreglar tus problemas y ése será el día en el cual dejarás de verme así –masculló Maliesin. Posó una mano sobre el pecho de Evan, sobre el corazón, y la expresión del elfo se volvió una de alivio–. Ahora no debería dolerte el hombro luego de ese desastre que intentarse hacer. Igual te vendría bien ir con un médico para una revisión más profunda./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"Shae reparó entonces en los símbolos bordados en la ropa de Maliesin, entendiéndolo como un clérigo. Eran siluetas de cuervos en pleno vuelo y cadenas amarradas a las patas, símbolos del culto al /spanspan lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-bidi-font-family: Arial; color: black; background: #F5FAFF; mso-ansi-language: ES-VE; mso-bidi-font-style: italic;"Kiku. En realidad, el verdadero nombre del dios demonio era uno impronunciable para ella, pues era una unión de letras que su escasa educación académica no le permitía acabar de captar. Para los más entendidos: Kikubaaqudgha/span,span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;" Señor de la Muerte y Aquello Más Allá./span/p
p class="MsoNormal" style="text-align: justify; text-indent: .5in;"span lang="ES-VE" style="font-size: 12.0pt; line-height: 107%; mso-ansi-language: ES-VE;"El césped bajo los pies de Maliesin estaba marchito./span/p