Capitulo 2

Una semana atareada paso desde su llegada de París, esa mañana se encontraría con George para tomar un café, luego con la publicista, y almorzaría con Matthew, durante la tarde debía recorrer mas hoteles, ya había ubicado al primer grupo de estudiantes.

-Adiós amor.- dijo Scott besando los labios de Matthew.

-Te amo.- respondió éste.

-Te amo también.-

Scott salió del estudio de Matthew sonriendo, se coloco los lentes de sol mientras saludaba a Eloy que estaba en la sala dándoles instrucciones a Julián y al resto de la seguridad de Scott.

-Te odio.- susurro Julián al salir tras su amigo.

Éste sonrió.

-No puedes decirle que no a Matthew, es tu jefe.-

Eloy los escuchó y levantó sus cejas, se notaba que eran muy amigos Scott y Julián aunque a éste último no le cayó en gracia la orden de Matthew de ser el "asistente" de Scott.

La pequeña cafetería cerca de la universidad donde estaba asistiendo George era muy modesta pero atractiva, Scott estaba revisando su agenda, Julián se encontraba en la puerta mirando atento a todo, dos hombres estaban a su lado y Max en el auto.

George entro saludando a Julián, tenía una sonrisa amplia, parecía muy feliz y con una vestimenta conocida por Scott.

-Hola!.- dijo George saludando con un abrazo a su amigo.

-Hola!, como estas?.- preguntó Scott animadamente.

-Muy bien.- respondió con un brillo especial en sus ojos.

Scott sonrió.

-Se nota, estás diferente, incluso usas la última temporada, te llamaron para hacer las fotos?.- pregunto Scott mirándolo atento.

-No, me llamaron para un perfume, y para hacer una campaña de boxes pero no acepte.- respondió George.

-Porque?.- pregunto Scott adivinando la respuesta.

-Por que no iba a salir en calzones en una foto, no.- respondió George negando con la cabeza.

Scott río.

-Y dime... esa sonrisa se debe a...-

George sonrió de lado algo avergonzado.

-Que?!, no supe nada de ti en más de un mes y llegas así... tan diferente, me dices que empezaste la universidad nuevamente y ya no estás trabajando en el hotel y nada mas... quiero saber todo.- dijo Scott mirándolo con una sonrisa recordando la conversación telefónica que tuvo la noche anterior con su amigo.

-Mmm... pues, emmm... Ricky me está ayudando con la universidad, le dije que se lo pagaría más adelante, cuando me saliera más trabajo de modelo, pagan mucho más que en el hotel...-

-Espera, espera, Ricky… Richard?... de que me perdí?...-

George sonrió y miro sus manos.

-Oh... tú y Ricky?... claro... el día de mi boda... ustedes?... que sucedió entre ustedes?.- pregunto Scott ansioso.

-Nada, esa noche no paso nada, me invito a salir, le dije que no, me pidió mi numero de teléfono y se lo di, y pues, para el final de la fiesta termine contándole mi vida completa y me llevo a mi casa.-

-Y?...-

-Nada, nos despedimos y ya, al día siguiente me invito a salir y le dije que sí... fuimos a un local, en la terraza del edificio más alto creo yo, y a pesar que era... mucho para mí y me pase veinte minutos en el baño intentando respirar, fue la noche más linda de mi vida.-

Scott lo miraba atónito y con la boca abierta.

-Realmente no sabía que Richard podía ser romántico... y que mas sucedió?.- pregunto Scott con la respuesta escrita en sus ojos.

-Nada de lo que piensas, no... llegamos a eso, aunque conocí su departamento y es... un penhouse realmente tiene todo un piso, con piscina, y un jacuzzi en la terraza.-

-Wow!... y no paso nada?.- pregunto incrédulo Scott.

-No... solo nos besamos y realmente...- dijo George sonriendo. -es el cielo besando.-

Scott sonrió tapándose la boca, se notaba lo enamorado que estaba George.

-Y ahora?, como están?.-

-Muy bien... me pidió que empiece la universidad, yo no quería porque estoy muy ajustado con las cuentas de mi madre, pero él me ayudo, y con la universidad, con todo en realidad, le asegure que le devolvería el dinero, y aunque él no quiere yo lo haré... además es... es hermoso como me trata, como es... parece un príncipe, aunque tengo la sensación que no soy el primero que visita su departamento, pero no lo sé...- George miro serio a Scott pensativo. -una vez pensé que estaba enamorado... ahora... lo que siento es muy fuerte, diferente, intenso y lindo...-

Scott lo quedo mirando, él sabía de quien hablaba. Miro sus manos y sonrió.

-Entonces Ricky tendrá que cuidarte o se las verá conmigo.-

George sonrió.

Scott saco unos regalos que le trajo a su amigo, ya le había entregado los suyos a Julián y a los muchachos, George no sabía cómo agradecerlo, en cierta forma le recordaba a él hace años atrás, cuando era ese joven que no conocía la maldad, ahora sentía que volvía a ser él gracias a Matthew, a su nueva vida y a sus nuevos amigos.

… … …

-Llego otro regalo.- dijo Eloy con una caja en sus manos.

Matthew lo miro extrañado sentado en la sala.

-Hace más de un mes de nuestra boda.-

-Lo muchachos lo escanearon en la entrada, está limpio... pero no tiene tarjeta.-

Matthew lo abrió y vio una caja más pequeña dentro, la abrió y había mamushkas de porcelana.

-Muñecas?.- pregunto Eloy mirando.

-Son para adorno.- Matthew encontró una nota dentro de la caja y se dispuso a leerla. -"si recibiste mi regalo de bodas es porque ya no estoy y tú fuiste mi verdugo, durante años me quitaste lo que me pertenecía, ahora, aunque no éste, te quitare lo que más amas... Sebastián".-

Matthew palideció y miro las mamushkas.

-Scott...- dijo sacando su celular.

-Espera... no lo asustes, llamare a Julián para que lo traiga a la mansión sin levantar sospechas.- dijo Eloy.

Matthew marco el número de su esposo mientras Eloy llamaba a Julián, y salía hacia la cocina para hablar con los muchachos.

Julián estaba sentado junto a Scott, éste miraba una revista en la cafetería habitual, los celulares de ambos sonaron casi al unisonó, Julián se puso de pie y camino unos pasos para atender la llamaba, Scott vio el número y sonrió.

-Hola amor!.-

-Scott!... como estas?, donde estas?...-

-En la cafetería, esperando a mi publicista, que sucede?...-

-Nada, solo... te extraño...- dijo Matthew mirando a Eloy que caminaba a hacia él hablando por teléfono y con el resto de los hombres de seguridad.

-Yo también amor.-

-Porque no vienes?.-

-No puedo, tengo que encontrarme con…-

-Scott?... que sucede?...- pregunto Matthew en pánico escuchando entrecortado la conversación.

-Amor?... me oyes?...-

Julián estaba hablando con Eloy quien le indicaba que llevara a Scott nuevamente a la mansión, miro a Max quien bajo el vidrio de la ventanilla al recibir la orden de regresar, se hicieron una seña con la cabeza pero Julián perdió la concentración al ver a la gente de la cafetería que parecían tener problemas para hablar por teléfono, su llamada se corto y miro el celular, estaba apagado, miro a Scott quien tampoco podía hablar.

-Amor?... que le pasa a ésta porquería?, se apago?.-

-Vamos.- dijo Julián serio, tomo a Scott por el brazo y tiro de él.

-Qué?... no puedo irme... la publicista está por llegar, que te sucede?.- dijo Scott al sentir como Julián lo levantaba.

-Nos vamos.-

-Mi bolso...- dijo Scott.

Julián tomo el bolso y a Scott por el brazo, éste no entendía nada, los hombres de seguridad estaban en la puerta atentos pero Julián tenía un mal presentimiento.

-Que te pasa?, no me tironees puedo caminar solo...- dijo Scott siendo casi arrastrado por Julián hacia el interior de la cafetería. -Porque venimos por aquí?.-

Julián miro la puerta hacia los baños, entró por el pasillo hacia la puerta de emergencia pero se oyeron unos disparos.

-Que es eso?...- preguntó asustado Scott.

Una ráfaga de disparos se oyeron, Scott se puso las manos en sus oídos, Julián lo tenía presionado contra la pared y de un tirón lo llevo hacia la puerta de la cocina, caminaron entre las estufas y los empleados, Scott no entendía nada, solo oía la gente gritar y los disparos.

-No puede estar aquí señor!.- dijo un hombre de blanco.

-Quítate!.- grito Julián apuntándolo con un arma al rostro.

El hombre se quito del camino asustado, Julián llevaba a Scott del brazo, éste estaba asustado a muerte sin entender nada, Julián abrió la puerta de emergencia de un golpe, en ese momento el auto con Max al volante apareció a toda velocidad, Julián abrió la puerta trasera y metió a Scott dentro, luego entro él.

-Vamos!.- grito Julián.

Max salió hacia adelante pero un auto negro apareció de frente cerrándole el paso.

-Sácanos de aquí Max!.- dijo casi en un grito Julián mientras le colocaba el cinturón de seguridad a Scott quien temblaba aferrado al asiento.

-Eso hago!.- dijo Max mirando hacia atrás y conduciendo en reversa.

Otro auto apareció y comenzaron a dispararles, como el auto era blindado las balas revotaban produciendo chispas, Julián bajo la cabeza de Scott mientras impactaban las balas en el auto, Max acelero a fondo el auto chocando contra el que estaba disparándoles, el impacto se sintió fuerte, Scott comenzó a llorar mientras sostenía su cabeza con sus manos, Julián estaba con el cinturón al igual que Max, pero sostenía la cabeza de Scott baja y el arma en su otra mano dispuesto a matar a quien abriera la puerta del auto. Max logro envestir con suficiente fuerza al auto como para desbloquear el camino, salió a toda velocidad hacia la mansión pero el otro auto los siguió, estaba acercándose a ellos cuando en una intersección, el auto de Tom con Philip lo envistió de un lado dándolo vuelta por el impacto, Julián miro hacia atrás, y hasta que Philip no salió del auto no quito sus ojos de él, lo vio junto a Tom salir y dispararles a los hombres que estaban dentro del otro auto, los perdió de vista pero seguro de que el peligro había pasado.

Matthew estaba en la puerta de la mansión, caminaba de un lado a otro como león enjaulado.

-Llegaron.- dijo Víctor desde la puerta de la cocina.

Matthew abrió la puerta y su aliento se quedo atorado en su garganta al ver el estado en que quedo el auto, Julián le quitó el cinturón a Scott que seguía temblando, Matthew abrió la puerta del auto ni bien se detuvo.

-Amor... estas bien?... estas bien?.- preguntó Matthew acariciando el rostro de su esposo y asegurándose que no estuviera herido.

-Matt… Matt...- susurro Scott aferrándose a él.

-Está bien, no lo lastimaron, lo saque por atrás.- dijo Julián a su lado aún dentro del auto.

-Ven...- Matthew ayudo a Scott a salir del auto, éste estaba temblando, no podía ni caminar.

El auto de Tom llego y ambos bajaron mirando a Scott.

-Está herido?.- pregunto Tom.

Julián negó con la cabeza y tomo la mano de Philip, se miraron y sin palabras supieron que el otro estaba bien.

Matthew entró ayudando a Scott, Eloy le ayudo también, subieron a la habitación principal, Scott no dejaba de llorar y temblar.

-Ocúpate.- pidió Matthew a Eloy al llegar a la habitación.

Éste asintió con la cabeza y regreso a la sala, Matthew llevo a su esposo a la cama y se sentaron, Scott lo abrazo llorando, Matthew lo sostuvo intentando calmarlo.

-Ya estás aquí... ya estás aquí...- susurraba Matthew mientras acariciaba los cabellos de su esposo.

Intentaba no pensar, no quería ni imaginar lo que pudo suceder.

-Tranquilo...-

Scott estuvo aferrado a él varios minutos, cuando se calmo se sentía enfermo, se sentó y salió hacia el baño, no pudo evitar dejar todo el contenido de su estomago, Matthew tomó una toalla y la mojo, se la coloco sobre la nuca mientras Scott estaba arrodillado en el inodoro.

Cuando los dolores de estomago cesaron y ya se sentía mejor, se incorporó, Matthew lo ayudo y se dirigieron a la cama nuevamente.

-Pediré un té para ti.-

-No me dejes.- pidió Scott angustiado.

Matthew tomo su rostro y le dio un pequeño beso en los labios.

-Aquí estoy...-

Matthew acaricio su rostro mientras se miraban a los ojos.

-Ya estás aquí... estas conmigo.-

Scott asintió con la cabeza.

Matthew le quito los zapatos y se quito los de él también, se recostaron abrazados, Scott se tranquilizo y las imágenes de lo sucedido se le vieron a la mente.

-Que sucedió?, que paso en la cafetería?... fue un asalto?.-

-No, no creo.- respondió Matthew sin saber si contarle la verdad o no.

-Que fue entonces?.- pregunto Scott.

Matthew suspiro pesado.

-Recibí un regalo con una nota... una nota de Sebastián.-

Scott se separo de él y lo miro a los ojos.

-Que?.-

-Decía que sabía que yo lo mataría, y aunque no esté me quitaría lo que más quiero porque yo le quite lo que él merecía... te llame porque es obvio que eres lo que más quiero y él lo sabia...-

-No entiendo... Sebastián esta muerto...- dijo Scott intentando seguir el hilo de la historia.

-Si, pero envió a alguien, les pago... por alguna deuda... no lo sé... pero lo hizo él.- respondió Matthew.

Scott lo miro sin poder creer.

-No se quienes fueron... pero los haré pagar por ésto.-

A Scott se le llenaron los ojos de lágrimas.

-Que sucedió con las personas que estaban en la confitería?.-

-No lo sé... no pienses en eso.- respondió Matthew tomándolo de la mano.

-Habían personas allí...-

-Yo me ocupare de eso.- respondió Matthew.

-Cuando se acabara esto?... primero Ryan... Ahora Sebastián... está muerto y sigue...-

-Siempre fue Sebastián, Ryan era solo su soldado...-

Scott miro las sabanas y suspiro pesado.

Matthew besó su mano y él lo miro a los ojos.

-Estas aquí... ahora... aquí conmigo... si?... -

Scott asintió con la cabeza y lo abrazo, debía pensar en el ahora o le sucedería lo mismo que antes, no podía quedarse en ese lugar, en el miedo.

-Llamare abajo y pediré un té.- dijo Matthew.

-Me daré una ducha.- Scott salió hacia el baño.

Matthew tomo el teléfono y marco el numero interno, Victo atendió y le pidió un té para su esposo, luego fue hasta el baño, Scott se estaba desvistiendo, él le ayudo y lo dejo bañarse tranquilo, lo espero en la habitación pensando, busco su celular y le envió un mensaje a su prima, no importaba lo que costara, mataría uno a uno a los que hicieron ésto, sin importar quién era.