¿Qué puedo hacer?
Me aventuro temeroso por un reino gobernado por el miedo de volver a verte
No quiero ignorarte,
pero tampoco reconocerte
Si volviese a encontrarte
¿Podré saludarte?
Donde quiera que vaya
oigo tu voz,
tu risa,
esa bella melodía que se pierde en la fría brisa.
De vuelta a casa te quedo mirando
mientras vas caminando
y me responden ojos de extrañeza
¿Será que te confundí de nuevo?
No,
quería que fuera una coincidencia
en el lugar menos pensado
como si todo estuviese planeado
(yo, que no creo en el destino)
suspiro
y me retiro,
sigo mi camino
y vuelvo
a mi mente,
a pensarte,
a olvidarte.

¿Cómo te olvidaré hoy?
Esta noche recorreré las calles de la ciudad más puta que conozco,
buscaré entre siluetas iluminadas por cuartos vacíos.
Aprenderé
y tiraré — el miedo por la ventana
Volveré a mentir besos,
ahora que ya aprendí a cómo decir 'te quiero',
me esconderé entre sábanas de camas gimiendo nombres que ya no recuerdo,
me desquitaré con la almohada usando uñas y dientes
y, cuando me miren a la cara,
cerraré mis ojos aun con lágrimas
no vaya a ser que te encuentren ahí
no quiero que sepan que aun pienso en ti.

¿Cómo te recordaré hoy?
Por la tarde pasearé por el jardín más bello que he visto,
regaré de sueños el delicado vergel de vidrio
donde lirios acobijan la silueta de un alma solitaria,
abandonada,
quebrajada,
aun esperando a alguien que no sabe que lo espera en el frío,
mirando dolorosamente un espacio vacío.
Las flores de cristal que los rodeaban
crecieron al punto de quebrarse,
sus tallos enredados hasta que sus brotes tuvieron que alejarse,
una se perdió para jamás encontrarse,
una se perdió para nunca enamorarse.
Y aquella silueta enamorada del amor que suspira apacible aún atrapado,
espera solitario,
complaciente y solitario

¿Será que nos encontra(re)mos buscando perdernos?
No sabría decir si lo mismo por ti aun siento, (pequeño)
pero por algo de brazos cruzados no me quedo.
Sigo merodeando por un bosque donde el eco de tu voz da vueltas en círculos,
(como yo, que soy indeciso)
buscando el camino
que me lleve de donde proviene tu melodía
y luego me alejo,
por miedo
a que me duelas todavía
¿Será realmente tu canto?
¿Podré reconocerlo en cualquier lado?
¿Y si mi amor por ti se perdió?
¿Podré reconocer aun tu voz?
Quizá sí es solo coincidencia
(que donde quiera que vaya, tú ya no estás)
Conocemos y seguíamos los mismos pasos,
Tiramos y jugábamos con los mismos dados,
pero claro,
tuvimos distintos resultados
y nos perdimos sin poder encontrarnos,
por eso ya no podemos recordarnos.
Tal vez nunca nos estuvimos buscando
Tal vez nunca nos quisimos volver a ver
Quizá, sin darnos cuenta, (como en esa noche de encanto,
entre mis versos y tu canto,
tu y yo)
solo estuvimos bailando,
bailando sin querer.