Déjame recordarte esta noche
que ya no encuentro formas de olvidarte
¿Cómo te explico?
Cada dormir se hace eterno
Por cada vuelta que doy en mi cama
buscando comodidad entre las sábanas
me vienen recuerdos de tu cara
de tu rostro riendo
entre nuestros inquietos revuelcos
como compitiendo
por quien roba
el primer beso

Mis manos bailan al aire
como conjurando un encanto
recordando
lo que era acariciar tu cuerpo
con roces suaves y lentos
de la espalda hasta al cuello
de tus labios a los míos
de mis labios al encuentro
de aquel corazón tan tierno
de aquel momento de ensueño

Mi lengua relame mis labios
por el ardor que dejó tu droga
(mi medicina, mi veneno)
que mi boca pide saborear a cada hora
aunque sienta aun su malestar
mi garganta no se puede tragar
las ganas de lo que (de ti) aún quiere probar

Mi cuerpo pide más
¿pero qué más darle puedo?
tu dulce aroma se lo llevó el tiempo
tu calor en mis brazos ya no siento
y de buscarte cada noche me tiento
pero sé que no debo
pero sé que no puedo
(y, créeme, ya no es por miedo)

...

Lo admito
me rendí ante ti
Quiero sentir tus brazos de nuevo,
tus labios chocando contra los míos
el calor de tu cuerpo sobre el mío tan frío
Sentir mi pecho latiendo
y quitarme este ritmo tan lento
Ya no quiero soñar contigo
solo por una noche
quiero perder lo que vivimos
y poder recordarte sin reporche

Solo te pido un favor
Solo te pido tu permiso
Y, entonces, pídeme que me pierda
Y, entonces, pídeme que no vuelva
(por favor:)

Solo por esta noche déjame recordarte
En mi mente déjame acariciarte
besarte
abrazarte
quererte
(tenerte)
(complacerte)
Solo entonces podré perderte
Solo entonces podré alejarme
Solo por esta noche...
Déjame recordarte
(que ya no tengo excusas para olvidarte).