Quiero dejar algo claro:
Ese dulce veneno del que siempre hablo
esa droga que mi cuerpo pide tanto
no me ha estado matando
pero sí me tiene buscando
una quinta de (tu) cariño
entre las risas y guiños
del mar o del camino
que vengo recorriendo
desde que (no) nos despedimos
¿Lo recuerdas (cariño)?
la última vez que nos vimos
estábamos confundidos
intoxicados
enredados
entre los brazos del otro
y en un último beso
se esfumó nuestro último encuentro
(re)encuentro que no volverá a pasar
y que aún ahora al caminar
todavía arde por mis venas
ese agrio veneno que me llena
de dulces recuerdos
que me hacen pensar
que tal vez
fui yo
quien no
te supo apreciar.