Perdóname

Era las 19:09 hrs de un día martes, Olivia ya llevaba un rato en cuarentena, ¿Por cuánto tiempo? Ya había perdido la cuenta, solo sabía que su gato ya estaba harto de verla todos los días en "su departamento"….

Como ya estaba cansada de ver videos de Youtube , se puso a revisar su correo electrónico, hacía tiempo que no lo veía….

-¿Qué diablos?

Entre correos Spam, notas de bancos y uno que otro aviso de Facebook, existía un mail que llamo poderosamente su atención, era de su hermana, lo cual no sería raro si no hubiera muerto hace 4 años en un accidente durante unas vacaciones de verano.

Pensando que tal vez sería una broma macabra de alguno de sus amigos en el foro de cosas paranormales. No sería la primera vez que pasa. Ignorando los consejos que dan una y otras vez en tv contra abrir correos extraños, lo miro por aburrimiento….

Mí querida hermanita:

Si estás leyendo este mail, quiero que sepas que lo lamento.

Necesito que sepas que no fue mi intención no creerte, por favor perdóname.

En aquellos tiempos estabas tan fascinada con el jueguito ese de la Yandere que yo pensé que….ya no vale la pena ya decirlo.

¡Si vale la pena decirlo!, Loca eso fue lo que pensé.

Loca por decir que había algo extraño en aquella chica de las coletas que casualmente siempre me topaba, ¿y cómo no pensarlo? Era nuestra vecina, ¿Cómo podría ser extraño que siempre me topara con Laura? Además su voz siempre era tan bajita, era tan delicada, tan amble, tan dulce, el modo en que jugaba con su cabello rubio cuando estaba nerviosa, lo cual era muy común, en especial cuando veía sangre, ahí casi se desmayaba.

¿Cómo poder sospechar de ella?

Cuando mencionaste que las personas, chicas y chicos desparecían lentamente, más loca te creí, eran las vacaciones, era normal que los jóvenes se fueran de la ciudad.

Ni te imaginas lo estúpida que me siento por no apoyar tu idea de ir a revisar el sótano de esa familia, como ya mencione, creí que tanto jugar " Yandere Simulator" te había podrido el cerebro, lamento tanto con amenazarte con ir a decírselo a nuestros padres para que te internaran en un hospital psiquiátrico. De verdad lo lamento.

Recuerdo lo mucho que me suplicaste que no fue aquel fin de semana a pasarla con Laura en su casa cerca de un lago en las montañas. Tú viste peligro, yo solo vi un fin de semana divertido acampando. Un tiempo lejos de las preocupaciones de mi trabajo de medio tiempo y el inter semestre que acababa de terminar en la universidad….Tu viste peligro, solo vi diversión y una hermana celosa.

Vi una oportunidad de quitarme el estrés, aprovechar lo que quedaba de vacaciones.

Lamento tanto no haberte escuchado.

Lo siguiente que supe luego de tomar un trago en aquella cabaña, fue despertarme atada en una silla con cadenas en el sótano que anteriormente el señor Domínguez no me había dejado entrar porque lo usaba para almacenar. Mi celular estaba hecho un desastre a martillazos en el piso a unos pasos de mí.

La semana y media atada para que "aprendiera a amar a Laura", los cortes, el olor a encierro….No importaba que yo estuviera contra mi voluntad, no importaba que yo me definiera como "asexual arromantica"…Laura estaba decidida por la fuerza a obligarme a aceptarla.

Poco tiempo me tomo darme cuenta que el Señor Domínguez no me ayudaría, el maldito, de él lo loco se lo había heredado a su hija. Dejándome en claro que mucha gente se pierde por estos lados y nunca vuelve a aparecer.

Laura me dejo claro que la idea de hacer desparecer gente y del sótano lo había sacado del juego que a ti tanto te gustaba, maldita coincidencia.

No me quedo más remedio que ponerme a jugar a "la familia feliz" con esta manada de dementes, la primera noche de cena familiar, en donde el padre con una sonrisa nunca dejo de mirarme con desconfianza, juzgando que tan cierto era mi "amor" por Laura.

La Sra. Domínguez no dejaba de sonreír al igual que su marido, solo que su mirada mostraba pena, pena de un prisionero hacia otro. ¿Cómo ella acabo atrapada en este macabro juego? Nunca se lo pregunte. Aunque el Sr. Domínguez hiso un comentario de que la "conquisto" en la bodega del negocio de transporte de su familia.

Después de 3 cenas más, logre que la "amorosa" familia confiara en mí, lo suficiente para que en un descuido del dúo de locos, lograra tomar el cuchillo de carne cercano a mí. La Sra. Domínguez lo vio, eso lo sé pero ella no dijo nada, solo continuo sacando las cosas de la mesa como si nada, mientras yo debajo de la mesa guarde el cuchillo debajo de un calcetín cubriéndolo con el pantalón. Ahora solo necesitaba una oportunidad.

Esa misma noche en el sótano, antes de que Laura me volviera a atar, la convencí de que era momento que nuestra "relación", avanzara…..y no me refiero a "eso".

Un beso.

De solo proponérselo se puso roja como un tomate, ¿era capaz de planificar asesinatos y le avergonzaba besar?, las contradicciones de la vida.

La convencí que yo también era tímida, que cerrara los ojos, lo cual ella hiso. Rápidamente me abalance sobre ella poniendo mi mano derecha sobre sus labios mientras que con la izquierda le enterré el cuchillo, ¿Cuántas veces repetí la apuñalada?, prefiero no mencionarlo. Solo quería que dejara de respirar lo suficiente para correr lejos de allí.

Una vez segura de que ya no volvería a levantarse, deje el cuchillo hundido en su cuello para luego buscar entre sus ropas la llave del sótano, mis nervios eran tales que la llave se cayó de mis manos un par de veces, esperando que nadie escuchara, abrí la puerta.

Para mi espanto me topé con la Sra. Domínguez. Pensé que al verme en el estado que había quedado luego de encargarme de Laura, ella gritaría como una loca llamando a su marido o intentaría lastimarme. En lugar de eso me paso un bidón de parafina para ayudarla a quemar el lugar, ya que en el vino que le sirvió al Sr. Domínguez, le puso pastillas para dormir.

Yo solo quería correr como una loca pero la Sra. Domínguez me dijo que si no nos encargábamos de su marido, él nos perseguiría hasta el fin del mundo.

La casa ardió, intente que la Sra. Domínguez me llevara en su auto pero ella saco de la guantera una pistola amenazándome con dispararme mientras se alejaba en su vehículo pero antes de marcharse disparo al piso un par de veces en mi dirección, advirtiéndome que si iba caminado por el mismo camino que ella, me atropellaría. Los años de encierro la volvieron tan loca como su marido.

Esa noche fue fría, caminando entre los árboles, escuchando aullidos a lo lejos, sintiendo "el corazón en la boca", me tomo la gran parte de la noche pero al fin logre llegar a la carretera. Una luz de esperanza, una gasolinera al otro lado del pavimento, con una pequeña tienda con luces encendidas, no conseguiría una comida caliente decente pero si un café con galletitas y con suerte con un teléfono funcional.

En ese instante Olivia, sentí que el corazón se saldría del pecho, casi sentí el final de mis desgracia cerca de acabar, mientras corría con las fuerzas que me quedaban, imaginándome a dando mi testimonio en la policía como la victima que era para luego verte llegar junto Mamá y papá, ya podía sentirte entre mis brazos para pedirte llorando tu perdón.

A medio camino un camión que le fallaban las luces de los faros, fue lo que acabo con cualquier esperanza de volver a vernos.

O eso creía.

¿Sabes? Yo siempre creí que en el más allá también aplicaba eso de "en defensa propia" como en la tierra pero no, asesinato era asesinato. Eso San Pedro me lo dejo bien en claro apenas cerro las puertas del cielo en mis narices.

Pensé que pasaría la eternidad en el infierno con Laura persiguiéndome de por vida, ya que según ella éramos "la una para la otra" hasta que Lucifer en persona me ofreció una oportunidad.

Sacrificar a mi familia en su nombre a cambio de otra oportunidad en la tierra.

Perdóname hermanita, te quiero, te quiero muchísimo pero después de todo lo que he pasado no estoy dispuesta a pasar la eternidad atrapada con Laura y su padre quien aun en el averno, insiste en que corresponda el amor de su hija.

Espero que ya hayas visto este mail antes del martes 11 de Agosto de 2020, espero que en estos momentos estés resguardada en una iglesia. Esa es la fecha en la que me dejaran salir del infierno para cumplir mi parte del trato. Lo lamento por nuestros padres, necesito sus cabezas sí o sí.

Perdóname por favor.

Olivia sintiendo un hielo recorrer su columna, miro su calendario la fecha 11/08/2020…Un olor putrefacto en una esquina de su habitación, provoco que dirigiera su atención hacia allí…

Su hermana….O lo que alguna vez fue su hermana con su carne putrefacta llena de gusanos, con una mano sostenía una bolsa que goteaba sangre y con la otra sostenía una filosa guadaña con signos de haber sido recientemente usada.

Lo último que Olivia alcanzo a escuchar antes de sentir el filo de la guadaña en su cuello, fue la voz gélida/de ultratumba de su hermana mayor susurrando un casi imperceptible "Perdóname"

(Obviamente " Yandere Simulator" no me pertenece, este no es un fanatic de ese juego pero si una historia que se podría decir que fue inspirada por ese juego, eso y una noche fría de invierno)