Capitulo 19

Jasón observaba como Daniel miraba a Siena de soslayo, con recelo, no hablaba con ella y ésta tampoco hablaba mucho. Habían pasado unos días y las mañanas transcurrían en la cocina, Siena se levantaba temprano y él no quería dejarla sola, aunque más de una vez, se encontró con Antoine enseñándole recetas o tips para cocinar. Esa mañana, se levanto mas tarde y Siena ya se encontraba en la cocina, de pie junto a Antoine que parecía darle una clase de cómo preparar Nescafé, aunque ella solo escuchaba, Antoine solo la dejaría tocar una cuchara nada mas, la cocina la manejaba solo él.

Estaba sentado en la mesa esperando su desayuno, a unos metros Daniel desayunaba con Lincol, y otro hombre de seguridad, Antoine le dejo su desayuno y su prima se sentó con una tarta de manzana frente a ella.

-Solo eso desayunaras?.- preguntó Jasón.

-Ya desayune temprano.- respondió Siena.

-Quiero que pruebe la tarta más famosa.- dijo Antoine sirviéndole una porción a Jasón.

-Ah, sí, es la mejor.- Jasón sonrió ampliamente a su prima.

Ésta se encontraba más relajada, aunque seguía tan retraída como antes.

-Hola, buenos días!.- saludo Lelé con su enorme sonrisa.

-Hola.- dijo con poca gana Samuel entrando a la cocina detrás de él.

-Buen día.- saludo Jasón mirándolos.

-Buenos días.- dijo Siena con su mirada baja.

Lelé noto ésto, la miro con lastima y luego a Jasón, Samuel se sentó a unos metros de ella con evidente sueño.

-Antoineeee.- canturreo Lelé. -podrás prepararnos el desayuno?.- pidió con un gesto en sus labios.

-Por supuesto señor Lelé.- respondió éste con una sonrisa.

-Gracias.- agradeció Lelé y se sentó junto a Siena mirándola. -adivina a quien se le ocurrió hacer panqueques y no le puso aceite al sartén?.-

Siena lo miro con timidez.

-Seguramente nunca te sucedió, pero arruine un sartén de cien mil dólares.- le dijo.

-Cien mil dólares?.- pregunto Jasón escuchándolo.

-Si, era importado.- respondió Lelé.

-Todo el departamento es importado, y vale una fortuna...- susurro Samuel bostezando.

-Si iba a tener mi departamento, tenía que ser a mi gusto... Y... cuando éramos niños...- contaba Lelé a Siena quien lo observaba atenta. -mis primos y yo mirábamos fascinados la platería y toda la vajilla De Lamerie que tenemos aquí... Pero mi tía nos cortaría un dedo antes de dejar que la toquemos, así que cuando me mude con Sam, decidí que compraría esa vajilla y lo que se usábamos aquí, es costosa, pero tengo unos jarrones divinos!.- dijo con entusiasmo provocando una sonrisa en Siena.

Jasón sonrió al verla así, desvío sus ojos a Sam que la miraba atentamente y noto a Daniel observándola también, éste cruzo miradas con Jasón pero desvío sus ojos hacia la tv. Jasón se quedo pensando en lo que estaría sucediendo con Daniel, tendría que hablar con él.

Antoine le sirvió los desayunos a Lelé y a Sam, éstos le agradecieron como lo hacían siempre, algo que llamaba la atención de Siena.

Benjamín entro y sonrió al ver a Siena.

-Buenos días.- saludo.

-Hola.- respondió Jasón mirándolo con amor.

-Buenos días.- saludo Siena observándolo.

-Se te pegaron las sabanas?.- pregunto Lelé con picardía.

-Siempre es así.- respondió Samuel

Benjamín los miro mal y se sentó junto a su novio.

-Desea desayunar lo mismo de siempre?.- preguntó Antoine.

-Si, por favor.- respondió Ben. -como descansaste?.- le preguntó a Siena.

-Bien, gracias.- respondió ésta.

-Sabes, estoy preparando diseños para la nueva temporada de la firma de mi familia, y a veces miro desfiles y trabajos de diferentes diseñadores para tener más ideas, si quieres puedes acompañarme y ayudarme a activar un poco mi creatividad, que hace tiempo está dormida.- le dijo Benjamín.

-Está bien.- respondió ella asintiendo con la cabeza.

-Es el mejor diseñador...- comento Lelé. -pero necesita confianza en si mismo, se deja amedrentar.-

-No me dejo amedrentar.- respondió Benjamín recibiendo su desayuno y agradeciéndole a Antoine.

-No?, y que sucedió cuando debías dejarle tus diseños a la jefa de diseño de la firma?...- pregunto Lelé y luego miro a Siena y a Jasón. -rompió sus diseños porque temía que la bruja se riera de ellos, no dejo ni que los viera.-

-Siempre se ríe de mí... No le iba a dar el gusto.- le respondió Benjamín con su orgullo en alto.

-Y?, no presentaste nada, tenias esa oportunidad.- le reprocho Lelé.

-Tendrá mas.- dijo Jasón. -es el mejor diseñador, y nada puede evitar que lleguen a las pasarelas sus trabajos.- el orgullo le salía por los poros, realmente pensaba eso.

Benjamín le sonrió enamorado y beso sus labios.

Sam giro sus ojos y Lelé los observaba con una ceja alzada, Siena miro la mesa ocultando una sonrisa.

-Que empalagosos son.- comentó Lelé.

Ben lo miro mal y Jasón lo ignoro.

-Lo dice el que pregunta todo el tiempo por mi hermano.- respondió Benjamín.

-No es cierto, yo no preguntó dónde está Sam.- dijo Lelé intentado sonar creíble.

-No, claro que no.- el tono irónico de Benjamín era más que obvio.

Samuel escuchaba atento, era interesante enterarse de esas cosas.

-Y el tío?.- pregunto para cambiar el tema antes que volara un plato.

-No se.- respondió secamente Ben mirando a Lelé.

-La verdad, no se.- respondió Jasón.

Sam se puso de pie, y salió rumbo a la sala.

-Chismoso.- dijo Lelé mirando a Benjamín.

-Yo?, quien anda de lengua larga contando que... Mis cosas.- respondió Benjamín observando a Siena y luego a Lelé nuevamente.

-Dije lo que saben todos, que eres un berrinchudo, mal criado.- le dijo Lelé poniéndose de pie.

-Y tú un inseguro, siempre tienes que llamar la atención.- contestó Ben.

Jasón negó con la cabeza y miro a su prima que solo escuchaba.

-Inseguro?, tú me hablas de inseguro?, nada de autocrítica verdad?.- le pregunto Lelé enojado. -jamás fui inseguro, en cambio tu...-

-Deberían dejar ésto, no tiene sentido, van a decir cosas que no quieren y se van a arrepentir.- pidió Jasón.

Lelé cruzo su mirada con Ben y sin decir nada se retiró de la cocina.

-No soy berrinchudo.- dijo éste último serio y levantando su rostro muy seguro.

-Todos sabemos eso mi amor, ya olvídalo... Y, dime, que tienes en mente para... Tus diseños?, pensaste el algo?.- pregunto Jasón para desviar la atención de su novio.

-Si... Pero tengo que ver... Que tendencias hay...- respondió Ben más tranquilo.

-Sabes?.- preguntó Jasón a su prima. -Ben me diseño un traje... De película, creo que ni los actores tienen esos trajes, quieres verlo?.-

Ésta sonrió y miro a Benjamín que tenía una sonrisa también.

-Si.- respondió ésta.

-Terminamos de desayunar y te lo muestro, créeme que es increíble.- dijo Jasón con entusiasmo.

Benjamín sonrió orgulloso, Siena los miraba con una sonrisa, a Jasón le agradaba el camino que ella estaba tomando. No habían hablado mucho de Leo, ni de nada de eso, pero si, él le repetía una y otra vez, que ninguno de los Cortez la llevaría de nuevo a esa vida, no dejaría que eso sucediera, ella no lo merecía.

… … …

Dos horas después, y luego que Jasón le mostrara a su prima todo lo que le diseño Benjamín, decidieron ir a la sala de vídeo para mirar desfiles de grandes diseñadores, Jasón no era muy fan de eso, pero con Benjamín aprendió mucho y para su sorpresa, Siena parecía encantada con lo que veía en la pantalla de la sala y escuchaba atentamente a Ben, seguramente ese mundo ella no lo conocía, como él antes de entrar a la vida de los Mayers.

Samuel paso caminando y Daniel tras él cargando, como podía, unas cajas.

-Sabes cómo cargar una caja?.- le pregunto Samuel a Daniel en tono de burla.

-Si, si señor.- respondió éste intentando sostener las cajas.

Samuel miro a Jasón notando que éste los observaba.

-Disfrutas tus vacaciones, Jasón?.- pregunto al pasar.

-Si, bastante.- respondió éste escondiendo una sonrisa.

Samuel siguió camino a la casa de Theo, con Daniel detrás.

-Me da pena.- susurro Jasón.

-A mí no.- dijo Benjamín mirándolos. Jasón lo observo con una ceja alzada. -gracias a él, tú estás conmigo aquí... Con nosotros.- se corrigió al instante sonriendo y mirando a Siena.

Jasón negó con la cabeza.

Benjamín levanto su hombro mirándolo y sonriendo de lado, eso hizo sonreír ampliamente a Jasón, eran esos pequeños gestos los que hacían que su amor por Benjamín aflorara un poco más, le era imposible no mirarlo enamorado, perdiéndose en sus ojos, y su sonrisa.

-Ese es Peter Corney.- dijo Ben indicándole a Siena con un dedo hacia la pantalla. -es el mejor, para mí al menos, mamá lo contrato un par de veces y lo escuche cuando hablaba de la línea que le gustaba seguir y como se inspiraba... Realmente es el mejor, es moderado pero impactante, puede hacer alta costura con extravagancia, sin llegar a la vulgaridad, y... Es tan delicado... Mira, ves ese vestido, parece agua sobre la modelo, es una tela exquisita también, pero hay que saber usarla...- dijo entusiasmado.

-Bueno, ya me puso nervioso ese Peter .- comento Jasón.

-Y haces bien en ponerte nervioso, es muy atractivo.- le respondió Benjamín.

Jasón lo miro y a la pantalla, no lo veía nada lindo al sujeto, tenía la edad de Andrew al parecer, de tez blanca y cabellos de un castaño canosos, aunque sus ojos claros eran semejantes a los de su novio. Benjamín siguió hablando con Siena sobre sus diseños y se lo notaba muy apasionado por el trabajo de ese diseñador, él intento no sentir celos por la admiración sobremanera que demostraba Ben, pero debía reconocer que algo le molestaba.

Lelé entró mirado la pantalla y se acerco al sofá.

-Peter Corney, fui a dos desfiles de él en Dubái, es increíble, sabes que vive en New York?.- le pregunto a Benjamín.

-Si, lo sé, tiene una hija, Megan Corney Anderson, es diseñadora también y trabaja con él, sé que está casado con un policía o algo así.- respondió Ben ya sin enojo hacia su primo.

-Ex policía, es detective retirado, y lo que si sé, es que él esta buenísimo.- dijo Lelé entusiasta.

Jasón lo miro mal.

-Deberíamos ir a verlo un día de estos.- le dijo Benjamín a Siena.

Ésta le sonrió como respuesta.

-Se retira, eso dijo en una entrevista.- comento Lelé.

-Cuantos años tiene?, ciento cincuenta?.- preguntó Jasón haciendo notar su molestia.

-Celoso?.- preguntó Lelé divertido. -tiene la edad del buen vino.- le respondió.

Benjamín miro a su novio con una ceja alzada, le causaba gracia verlo celoso.

-Tiene unos diseños soñados, piensas hacer algo así?.- pregunto Lelé a su primo.

-Tal vez, aunque es difícil, podría intentarlo... A ti te gustan?.- le pregunto Ben a Siena.

-Si, se ven lindos.- respondió ella.

-Deberías hacerle uno, como te gustan?, largos?, cortos?, a la rodilla?.- pregunto Lelé a Siena.

-Emmm... No lo sé.- respondió ésta.

-Entonces averigüémoslo, hay vestidos entre la ropa que trajeron los del local de ropa, te los probaste?.- pregunto Benjamín.

-No.- respondió la jóven.

-Entonces te los pruebas y yo le hago los cambios que desees, que te parece?.- preguntó entusiasta Benjamín.

-Ok.- respondió ella con una sonrisa.

Jasón suspiro profundo y miro hacia donde volvían Samuel y Daniel.

-Sam!.- llamó y se puso de pie para ir con ellos hacia la sala principal.

-Ya te aburriste?.- le preguntó Sam sin darle mucha atención.

-Un poco, pero quería preguntarte algunas cosas sobre Miami.- le respondió Jasón.

-Trae las otras cajas y déjalas junto a las otras.- ordeno Samuel a Daniel.

Éste salió hacia la puerta de entrada de la mansión y ellos caminaron hacia el estudio, Benjamín, Lelé y Siena pasaron frente a ellos hacia las escaleras, mientras hablaban animadamente.

-Que quieres?.- pregunto Sam.

-Saber si ya está la abuela de Siena en Miami.- respondió Jasón mientras observaba a Sam buscar una carpeta entre los papeles de su tío.

-No, mi papá envió a gente de Humberto a hablar con ella, le dijeron que su nieta la estaba buscando, pero por cuestiones de seguridad debían mudarse ambas a otra ciudad, ella quiere hablar con Siena, así que deberemos hacer una vídeo llamada, hay una casa grande en una zona de Miami que es de la organización, deberán mudarse allí.- explicó Samuel.

-Ok, le diré. Y quien la acompañara?.- pregunto Jasón. -no quiero que viaje sola.-

-No puedes ir con ella, si Leo se da cuenta que no estás, deducirá que ella tampoco está, y hasta ahora él está seguro que ella se encuentra aquí.- respondió Samuel mirándolo.

La puerta del estudio estada abierta y Daniel paso con mas cajas hacía la casa de Theo.

-Él puede ir.- dijo Jasón.

-Un niño?, no entiende nada, Jasón... No sabe caminar y mascar goma, que puede hacer allá?, si hay alguna amenaza, no sabrá que hacer.- respondió Samuel mirándolo.

-Es joven, puede vivir con ellas y se le puede poner personas de seguridad que no vivían allí, para no levantar sospechas.- pidió Jasón.

Samuel no parecía convencido, lo miro y suspiro pesado.

-Hablaremos con el tío de ésto, y ahí se decidirá, mientras...- dijo entregándole una carpeta. -estoy cansado de cambiar pañales, te toca a ti.-

Jasón abrió la carpeta leyendo los nombres de los Cortez y las fichas de cada uno.

-Es broma no?.- pregunto mirándolo.

-Asegúrate que los aprenda de memoria, Sasha esta entrenándolo, sigue eso también, enséñale lo que aprendiste. Porque aprendiste algo, verdad?.-

-Si.- respondió Jasón secamente.

-Bien, suerte.- le dijo palmeándole el hombro y siguió camino hacia el exterior de la mansión.

Jasón hizo una mueca y suspiro pesado, vio a Daniel acercarse y lo llamo con la mano, había mucho para hacer.